Desde el Blog de Padelmanía nos ofrecen este interesante artículo, en el que nos hablan sobre un asunto de gran importancia, que todos los aficionados deberían aprender a hacer bien desde el primer día en el que comiencen a jugar

Padel World Press .-  Es por eso por lo que, desde un punto de vista técnico, los entrenadores tienen que estar muy atentos desde el principio para corregir la empuñadura a los alumnos a los que les dan clase… Hay que ‘perder tiempo’ en esas fases iniciales del entrenamiento ya que, a la larga, será mucho más complicado cambiar una mala empuñadura.

Aunque existen varios tipos de empuñaduras, la más habitual y obligatoria en la mayoría de golpeos, es la ‘Continental’ o también conocida como ‘Empuñadura de Martillo’. Hay otras empuñaduras, utilizadas por muchos profesionales, como el revés a dos manos de Maty Marina, empuñaduras de revés o de derecha en acciones sobre todo defensivas o golpes especiales como la víbora… Sin embargo, en el pádel amateur, es importante tener ‘dominada’ la Empuñadura Continental.

Si  nos centramos en un punto fisiológico, es fundamental agarrar fuerte el puño en el momento del golpeo. En ocasiones, movemos la empuñadura en cada golpe debido a que no lo agarramos fuerte o, simplemente, porque no tenemos la suficiente fuerza. Esto es algo que se puede mejorar con trabajo de readaptación a través de ejercicios isométricos o incluso con accesorios tipo bolas antiestrés o de goma. Lo recomendable en estas situaciones sería ponerse en manos de un profesional que nos ayude a recuperar o a alcanzar la musculatura necesaria para evitar lesiones mayores.

Aunque en un principio no lo parezca, en la correcta o incorrecta empuñadura de una pala de pádel reside buena parte de la responsabilidad de futuras lesiones. Es vital que coloquemos el número de overgrips suficiente para que los ligamentos no sufran una excesiva tensión. Según los ‘cánones académicos’, lo recomendable según los expertos es que una vez agarrada bien la pala entre un dedo en la empuñadura, por lo que tendremos que utilizar tantos overgrips como sean necesarios y, para cada persona, puede haber una medida distinta.

Tal y como hemos comentado en más de una ocasión, los overgrips son imprescindibles en el cuidado de la pala. En este caso, para poder agarrar bien la pala, sería imprescindible tener los overgrips suficientes para evitar tanto lesiones como que la pala resbale… Muchas veces le echamos la culpa al sudor de la mano cuando, simple y llanamente, lo que pasa es que tenemos un overgrip que deberíamos haber cambiado hace meses.

Otra ayuda para solucionar o mejorar los problemas con la empuñadura son los accesorios tipo los magnesios, toallitas y otros elementos que encontramos en el mercado. Su función es la de ayudar en la fijación y, además, son productos que evitan que, con el sudor, nos resbale la mano.

Fuente e Imagen: Blog de Padelmanía

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments