Llega una nueva entrega de nuestros Tests de Palas. En esta ocasión, nuestro compañero Hugo R. ha analizado uno de los modelos más carismáticos de la prestigiosa firma ‘de la serpiente’. Si tuviera que definirla en pocas palabras, diría de ella que es una pala muy potente, concebida para ‘asesinar’ la pelota.

Pádel World Press .- Esta vez toca mostraros los resultados de las pruebas que hemos realizado con el último modelo que la marca Vibor-A ha sacado al mercado, King Cobra, pala que entre otros jugadores empuña el grandísimo Maxi Gabriel, con la que consiguió, nada menos, que ser finalista del Másters Finals 2015 del Circuito World Pádel Tour y con la que jugara toda la temporada 2016.

Esta pala, cedida por la marca gracias a Belén Montes, capitana del Vibor-a Team, la hemos podido disfrutar totalmente nueva en toda su plenitud durante varios partidos y entrenamientos, en los que  no nos ha dejado indiferente. Durante el tiempo de test no ha sufrido ningún problema cosmético ni de fabricación, más allá de los provocados por apurar demasiado las bolas… Y es que, cómo ya sabéis, nunca hay dar una pelota por perdida.

Comenzamos, para variar, detallando el producto en mano.

En este modelo, el nombre que le han puesto, Cobra Real, hace referencia a una víbora conocida y temida por todo el mundo aunque no entiendan de vipéridos… Y que nos da una idea de lo que han querido ofrecer a aquellos valientes que la empuñen: veneno puro pero también, a sus víctimas, ¡¡miedo!!

En la estética han acertado y es que, según la marca: “Está inspirado en la carrocería y espíritu de sellos como Bugatti o Lamborghini, que nacen con el objetivo de ser números uno combinando diseño y potencia.” Para lograrlo, han combinado un color negro mate, con un fondo de fibra de carbono visto del que nace la estampa de Vibor-A con un perfil rojo intenso, al igual que la inscripción del modelo, y con la marca con un completo rojo así como otros trazos blancos y rojos que, en verdad, nos recuerda algún vehículo de las marcas anteriormente mencionadas.

En cuanto a la estética, cautivará a su dueño mientras que los adversarios y espectadores solo verán un arma negra con algún pequeño destello en rojo (imaginamos que la marca así lo ha querido) y tendrán que esperar a verla más cerca para advertir que se trata de una King Cobra.

Tiene el mango de tamaño medio, forma de diamante. La pala de test pesaba 368 gramos y, aunque a primera vista podríamos pensar que es una pala cabezona y pesada, en esta ocasión nos equivocamos.

Cada vez más, muchas marcas están incorporando el Grafeno en la composición de sus palas y, sin ahondar mucho en los materiales (porque como ya sabéis nuestra filosofía es llegar a todo el usuario amateur sin ahondar en ingeniería), sí es cierto que este material ofrece algunos aportes extras a las palas, siendo para mí el más notable la sensación de ligereza pero sin perder firmeza.

En efecto, King Cobra nos parece ligera pese a que su peso sea de 368 gramos, sin contar overgrip ni protector. También es muy ágil, siendo de un tacto medio tirando a duro, quizás por la firmeza que aporta este material.

Su balance físicamente esta al medio. Es equilibrada pero tenemos la sensación de que tira un poco para arriba, algo en lo que no todos estamos de acuerdo y es que, como ya hemos dicho, esta pala no dejará a nadie indiferente.

Guarda detalles propios de la marca Vibor-A, como la correa de sujeción de tipo pulsera con el bordado Vibor-A, en esta ocasión de color rojo, así como un grip original estrecho algo habitual en casi todas las palas. Os hará falta poner algún overgrip (que en nuestro caso fueron dos) y habría que destacar que este modelo trae una goma con los detalles de la marca para ofrecer una mejor sujeción a los overgrip.

Nos ajustamos la muñequera y… ¡¡¡ A la pista !!!

Como tenemos costumbre, empezamos el test hablando del juego con bolas de fondo, donde ya notamos que siguiendo todo lo dicho con anterioridad… El tacto de la pala es medio aunque tirando a duro/firme (¿grafeno?)… Sentimos la bola bien en cada golpe, por lo que su tacto es correcto.

La salida de bola es buena pero sin alardes, aunque ayuda que parece ser una pala con una potencia muy alta, por lo que hay que acompañar la bola en cada golpe pero también hay que ir con cuidado… Y es que advertimos un ‘pero’ en este modelo: su punto dulce es de pequeño tamaño, por lo que tendremos que poner mucha atención en golpear con el centro de la pala ya que si no la bola caerá… Eso es algo de lo que nos daremos cuenta en seguida debido al sonido que escucharemos cuando impactemos fuera del punto dulce… Un sonido feo; feo en contra punto con el fuerte y potente sonido cuando le damos con el centro. Es una pala que penaliza mucho como no impactemos con su punto dulce.

Dicho lo anterior, estamos ante una pala carente de control pero hasta cierto punto y me explico… Es una pala que, debido a que su punto dulce es pequeño, requiere de un buen toque y cierta técnica, por lo que ni sería apta para usuarios de nivel bajo, medio bajo o medio. Para aquellos que tengan buena mano, advertirán que dentro de este nivel de palas su control jugando con el punto dulce es bueno y podrán mover la bola de un lado a otro sin problema.

Desde el fondo de la pista, hemos estado aplicando diferentes efectos a la bola con una respuesta muy positiva, entre otras cosas por el buen feeling con la bola en los golpes; así que podemos darle un punto muy a su favor en ese aspecto.

Una vez ponemos los pies en la en la zona de ataque es cuando empezamos a pensar en porque se llama Cobra Real… Las voleas son un buen golpe para esta pala aunque no será de los mejores ya que tendremos que tener presente el factor del tamaño del punto dulce. Es cierto que en esta zona de la pista el control de la bola no es tan esencial como en el fondo, al menos no para todo el mundo, por lo que el juego de volea será bueno e incluso muy bueno en el caso en que cojamos una bola con el centro de la pala y saquemos todo el veneno que lleva dentro… ¡¡Ahí será peligrosa!!

Pasamos a la bandeja, donde he de confesar que me enamore de esta pala… En nuestra opinión personal, es donde se gana a pulso el ser la Cobra Real… la víbora más letal. Es simplemente una gozada hacer bandejas de todo tipo y en especial, cómo no, las tipo víbora… La bola sale rápida, fugaz y con mucho veneno, todo ello aderezado con un sonido espectacular que sale de ella, que hará que el rival sude.

Es la primera vez que me pasa: no me cansaba una y otra vez de hacer bandejas, deseando que todas las bolas me vengan por arriba y viendo que con un poco de gesto la pelota sale despedida justo dónde queremos ponerla, ya sea a la reja o a la esquina, ya sea rápida o lenta… Aunque es una pala que invita a pegarle rápido y al fondo. En ello, mucha parte ‘de la culpa’ la tiene la composición de la pala, que logra que aun con un peso alto esté dotada de una agilidad y firmeza geniales, lo que ayuda y da un ‘extra’ a nuestra habitual bandeja… ¡¡Incluso a mí me hizo pensar que mi bandeja era de las mejores del circuito, jajaja!! No tardé en darme cuenta de que me estaba engañando.

Sin duda, si hemos de elegir su golpe ‘fetiche’ optamos porque sea la bandeja… Aunque sé que otros esperaban o piensan que sería el smash.

Y es que el smash es posiblemente lo que muchos desean hacer con esta pala y no les falta razón.

Estamos ante una pala muy potente, para mí, la más potente de la marca compitiendo con la Yarara… Con la salvedad de que, una vez más, con King Cobra es necesario pegarle bien con el centro para conseguir el ‘plus’ de potencia por el ya comentado punto dulce. Eso sí, si con la bandeja el sonido que despide la pala es brutal, con el smash no se guarda ni un decibelio. Potente, y con nuestra sensación de tirar un poco el balance a la cabeza (aunque realmente este equilibrada al medio), hará que nuestros remates salgan con la fuerza que una Cobra ataca a su presa. Buenísima respuesta en el smash por esa medio dureza que consigue que la bola salga con una buenísima potencia.

No obstante, cualquiera que haya visto los partidos de Maxi Gabriel en el Másters Finals de Madrid 2015 habrá podido comprobar cómo gozaba con cada smash que pegaba, y eso que Maxi es un jugador que no se solía prodigar mucho este golpe. Sin duda, el mejor ejemplo.

Y como no podía ser de otra manera en una pala potente, la salida de pared es otro de sus puntos fuertes. La King Cobra es una pala nacida para morder y morder, así que una salida de pared cogida bien arriba (acompañado por su sonido una vez mas) seguro que no será bien recibida por los rivales en la red. Evidentemente es una pala en que la técnica ha de ser buena para sacarle todo el jugo.

En cuanto a los globos, al ser un golpe de precisión y control, no va a ser nuestro fuerte aunque tampoco será una utopía poder sacar buenos globos con esta pala. Con buena técnica no tendremos muchos problemas en que nos salgan bien ya que, pese al ser una pala potente, dicha potencia es bastante controlada. No os preocupéis por este golpe, responderá como cualquier otra pala.

Y respecto a su desempeño en la defensa, pues poco más que decir que lo ya reflejado. Una pala que le costara más defender que a otras, teniendo a su favor la agilidad y la potencia podremos sacar algunos golpes complicados a ras de suelo. En cuanto a bloqueos en la red, bote pronto y defensa en el fondo, habrá que tener mucho cuidado con pegarle bien al centro si no queremos que la pelota salga mordida y sin fuerza. Todo lo que sea dejar pasar y salir de pared perfecto y siempre y cuando aprovechéis su punto dulce es una pala con la que no pasareis apuros extras.

Podríamos catalogar a la Vibor-a King Cobra, como la ‘Killer’ de la marca, concebida para asesinar la pelota en la red e inocular todo su veneno con golpes rápidos y potentes sin remordimientos con un sonido en cada impacto que aterrará a todo el que se encuentre en el recinto donde se utilice.

En resumen…

La estética está muy lograda, una mezcla mate del negro y el rojo vivo, que al propietario le cautivara al instante, aunque no será tan reconocible para el resto si no es por su sonido.

Pala nacida para asesinos de bolas, que gusten de darle una y otra vez por arriba, agresivas las bandejas y destrozar las paredes con la pelota. Sin duda una Cobra muy letal.

El ‘lunar’ que le vemos es el tamaño del punto dulce… Es pequeño, por lo que la recomendamos para niveles medio-altos y altos, ya que requiere de una técnica depurada para impactar con su núcleo en la pelota; de lo contrario, nos penalizara bastante en cada golpe.

Dicho lo anterior y según hemos podido comprobar con otras personas, es una pala a la que puede costar adaptarse si no tenemos técnica y más si venimos de una pala con mucho control y amplio punto dulce. Pero no desistáis en seguir probándola: una vez cogido el truco es una pala muy divertida para los que gusten del ataque preventivo.

Por otra parte, es muy ágil y transmite una sensación de ligereza que hará que no importe que tenga unos gramos de más, puesto que apenas notaremos su peso. El tacto es firme pero agradable, no perdiendo en ningún momento el feeling con la pelota.

Y hasta aquí, el test de la Vibor-a King Cobra, una pala peligrosa para el rival, potente y con un gusto de sonido de impacto que nos convertirá en un  ‘Killer’ en la pista.

Recordar que vuestros comentarios son bien recibidos en la parte inferior de esta página, por twitter, facebook o por correo electrónico a info@padelworldpress.es .

Un saludo y… ¡¡Nos vemos en las pistas!!

Hugo R.

Vibor-A King Cobra: Una verdadera ‘Killer’

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorRamiro Moyano: Mira quién baila
Artículo siguienteWorld Pádel Tour ratifica su apuesta por el Circuito Femenino
Padel Word Press
Padel World Press es un periódico on-line dedicado al mundo del pádel que, durante 24 horas al día, se encargará de ofrecer la última hora del segundo deporte más practicado en España. Noticias, entrevistas, reportajes, análisis… Todos los aficionados podrán disfrutar del pádel desde un nuevo punto de vista, siempre bajo la seriedad, el rigor periodístico y los conocimientos de un equipo con más de una década de experiencia en el mundo del pádel.