Es uno de los asuntos que más preocupan a los aficionados y practicantes de este deporte. Una de las primeras cosas por las que preguntan a la hora de adquirir una nueva pala es por su durabilidad y, aunque los modelos actuales son muy resistentes, también existen una serie de pautas que pueden ayudar a alargar su vida. Es de ello de lo que nos hablaron los compañeros del Blog de Padelmanía.

Padel World Press .- Debido al desgaste habitual por su uso, o bien por malas prácticas que realizamos en pista, hay muchas ocasiones en las que una pala de pádel se rompen antes de lo que nos gustaría. Es por eso por lo que en este post hablaremos de esas prácticas incorrectas o condiciones inadecuadas y, a su vez, os daremos algunos consejos para alargar al máximo la vida útil de nuestra ‘arma’.

Vamos a enumerarlos:

– Trata de evitar golpes en suelo o paredes. Por lo general, son la causa principal de rotura. A veces los damos de forma inconsciente, motivados por la propia dinámica del juego. En esos casos, poco podemos hacer más que tratar de evitarlos en la medida de lo posible. Sin embargo, en otras ocasiones, se realizan de forma consciente. Es importante evitar esos golpes innecesarios como consecuencia de un enfado.  Con ellos, lo único que vamos a conseguir es romper la pala y el enfado será aún mayor, sin obtener la descarga de adrenalina que buscábamos. Hay jugadores que tiran la pala al perder un partido o dan golpes al fallar un golpe. Esto deriva en rotura en la mayoría de los casos.

– Evita también los golpes contra el cuerpo. Es frecuente ver a jugadores que golpean la pala contra las piernas cuando pierden un punto… Otros, ex tenistas en la mayoría de los casos, se dan con el marco de la pala en los pies para sacarse la arena de las zapatillas. A su vez, a la hora de recoger la pelota del suelo y siguiendo la práctica de los profesionales, muchos aficionados la recogen con un golpeo. Esto hace sufrir a la pala. Lo mejor es levantarla con el pie si no queremos agacharnos a recogerla con la mano.

– Habla con el compañero para no golpear ambas palas. Suele producirse por la falta de comunicación y un mal golpe entre palas puede suponer la rotura de una o de las dos. En este sentido, habría que tratar de hablar lo máximo posible con nuestra pareja.

– Evita la exposición a temperaturas extremas. Tanto las altas como las bajas temperaturas aumentan el riesgo de rotura. No hay dejar la pala en el maletero del coche en verano, ya que éste alcanza unas temperaturas que comprometen demasiado el estado de la pala. Es muy probable que una pala a más de 40 grados se rompa tan sólo con una simple volea en un calentamiento. Es mejor no utilizarla si ha estado a temperaturas muy elevadas, pues las probabilidades de rotura son muy grandes. La utilización de paletero es imprescindible durante todo el año. La funda es útil pero siempre protege más un buen paletero. Éste te protege de la lluvia, el sol y los golpes mientras lo transportas. Eso sí: que la pala esté en el paletero no quiere decir que éste podamos tirarlo bruscamente. Hay paleteros con sistemas térmicos, como el Proteo Team de la marca Mystica, que ayudan mucho a conservar la pala a la temperatura óptima.

– Usa un protector. Es muy recomendable ya que, como indica su nombre, es un buen artículo de seguridad para la pala. Es necesario decir que hay golpes que ni el mejor protector del mercado consigue librar a la pala de la rotura.

– Revisa el cordón de seguridad. Es importante hacerlo cada cierto tiempo. Aunque no es normal que se rompa, hay ocasiones en la que se producen ‘accidentes’ por este motivo y, además de tener el riesgo de darle a alguien, lo más probable es que se rompa la pala.

– Guarda la pala seca. Es algo es vital, así como hacerlo en un lugar también seco. Cuando juegas con humedad, o incluso con lluvia, es imprescindible secar bien la pala antes de guardarla en el paletero… Y es que la humedad es muy agresiva con la conservación de la pala y daña mucho las gomas, con lo que ésta pierde muchas prestaciones. Siguiendo en esta línea, jugar con bolas mojadas o húmedas también es perjudicial para la pala ya que estarán muy pesadas, lo que aumenta el riesgo de rotura.

– No guardes la ropa sudada junto a la pala. El sudor actúa como un ácido corrosivo que come poco a poco todo lo que está en contacto y puede deteriorar la pintura de la pala. Es recomendable usar paleteros o mochilas con distintos bolsillos y departamentos, que permita guardar pala y ropa en compartimentos distintos.

– Overgrip en buen estado. Hay jugadores que dejan el grip o el overgrip abandonado desde que compran la pala hasta años después… Pero el overgrip hay que cambiarlo cada cierto tiempo ya que nos dará un mayor y mejor agarre de la pala.

La durabilidad de la pala de pádel dependerá mucho del cuidado que le proporcionemos. Si se siguen estas sencillas pautas, se podrá alargar su vida útil lo máximo posible. Y, por supuesto, te recomendamos adquirirla en webs y establecimientos de confianza que dispongan de una buena política de garantía. ¡Esperamos que os sirva!

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments