Padel World Press .- Tal y como señalaron los compañeros de Time2Pádel, el uso frecuente de una pala genera un desgaste paulatino en varias de sus partes como pueden ser el puño, el marco o la superficie. Se trata de un desgaste inevitable pero que sí se puede minimizar si se siguen una serie de ‘trucos’ o consejos. En ese sentido, para empezar, se podría decir que para garantizar los cuidados una pala de pádel de la manera adecuada se tendrán que tomar una serie de medidas y, para evitar que sufran daños por golpes o rozaduras, existen diferentes productos que se incorporarán en las distintas zonas de la pala.

Comenzamos por el puño, la parte que mayor contacto tiene con nuestra mano, con el correspondiente deterioro fruto del roce y la sudoración. Por esta razón es importante poner un overgrip por encima del grip e ir cambiándolo a medida que éste se desgaste. En el caso de que lo consideremos necesario, es aconsejable poner un número determinado de overgrips para mejorar el agarre así como para coger la pala con comodidad y consistencia.

El caso del marco es algo más sensible ya que a nivel estructural puede sufrir daños irreparables si aparecen grietas, etc. Para evitar este tipo de situaciones se hará fundamental contar con un protector, cuya misión será defenderlo de estos posibles impactos. En la actualidad, cada vez son más los modelos que cuentan con un protector incorporado, como en la Adidas Carbon Attack 1.7. Si somos nosotros quienes se lo ponemos, no podemos olvidar que aumentará, aunque sea ligeramente, el peso del conjunto. Existen diferentes protectores que se ajustarán a las distintas necesidades, siendo los rígidos y rugosos los más completos.

En cuanto a la superficie, por su parte, veremos que existe un deterioro causado por los impactos continuos de la bola, pero sí que podremos reducir el daño no referente al juego protegiéndola de temperaturas extremas con un paletero adecuado. Este complemento, además de proporcionar seguridad y comodidad, puede ofrecer compartimentos térmicos para la pala, como por ejemplo el Bullpadel Hack 2018. Es fundamental no dejar nuestra ‘arma’ en el maletero del coche (algo más común de lo que parece), ni expuesta al sol en días calurosos. A su vez, también es importante mantenerla seca y, en el caso de que se moje durante un la disputa de un partido, secarla al finalizar el mismo.

¿Cómo son los cuidados de una pala de pádel mientras estamos jugando?

El desgaste de una pala se va a dar, sobre todo, por el uso que le demos dentro de la cancha. Es por ello por lo que jugar de manera correcta puede influir de forma importante en cómo resistirá a lo largo del tiempo.

Son muchos los aspectos básicos fundamentales en su uso. En primer lugar, un buen punto de partida es saber que lo único que debemos golpear con la superficie es la pelota. Es decir, debemos evitar impactarla con partes nuestro cuerpo, con el suelo, con las paredes o con nuestro compañero. Una situación que se da a menudo es aquella en la que el rival nos manda una bola centrada y no nos ponemos de acuerdo sobre quién debe ir a por ella, lo que puede provocar un golpe entre las dos palas. Por ello, la comunicación es importe tanto para ganar un partido, como para proteger nuestra arma.

Por otro lado, debemos saber que el contacto con la pelota debe darse en el punto dulce, porque aquí es donde amortigua el golpe. Si no es así, la pala sufrirá, al igual que nuestro codo. Por eso es fundamental saber qué tipo de pala se adapta mejor a nuestro estilo de juego.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments