“Dos décadas de diferencia, dos estilos distintos, un mismo espectáculo. Así es el pádel actual. Eso fue lo que pudimos ver en la misma pista del pabellón de Granada”. No te pierdas este interesante análisis ofrecido por Óscar Solé.

Padel World Press .- En el primer partido de octavos de final, las ‘viejas glorias’, como dijo algún espectador, pero que siguen muy vigentes: Marcello Jardim (44), Gaby Reca (43), Fernando Poggi (41)… Pocas horas después sobre la misma alfombra azul: Javier González Barahona (19), Jerónimo ‘Momo’ González (20), Franco Stupaczuk (21).

Estas dos generaciones conviven en el mismo Circuito, con estilos diferentes pero con la misma calidad.

De los más veteranos hemos dedicado kilómetros de palabras en todos estos años y no es que en esta ocasión no se lo merezcan después de los tres grandes sets que regalaron, pero la noticia en este artículo son ‘Los J. González’: Barahona y Momo… Para que les vayan conociendo.

Los chicos, uno madrileño (Barahona) el otro antequerano, malagueño (Momo), se juntaron para disputar la Previa de Argentina y este torneo. El experimento no pudo ser mejor. Avanzaron desde la Fase Pre-Previa para llegar el jueves a la gran pista central, entre las 16 mejores parejas del Granada Open y medirse sin complejos ante los cuartos cabeza de serie y bicampeones este año: Cristian Gutiérrez-Franco Stupaczuk.

Perdieron sí, era previsible, pero se llevaron la ovación del público y dejaron una gran imagen tras el 6-4 y el 6-3 de los argentinos.

Talento sin límites

Barahona sobresalió esta temporada junto a otra de las grandes promesas españolas, Javi Garrido. El cordobés se perdió esta cita por estar disputando el Mundial de Menores en Málaga. Este zurdo jugador del drive destaca por su revés a dos manos, a veces tan poco ortodoxo como efectivo, y va muy bien por arriba, gracias a su gran golpeo.

Su compañero, dejó de competir con otro joven malagueño, José Carlos Gaspar. No obtuvo buen resultado en Andorra junto a Sergio Icardo y está en la etapa de ir buscando el compañero ideal. El sonriente Momo tiene buen manejo de los tiempos, suele no precipitarse con sus golpes y ante Cristian-Stupa aguantó el tipo con otro joven más ‘experimentado’ como el Súper Pibe, el gran artífice del triunfo, porque en muchos pasajes del partido el Maestro Gutiérrez fue un mero espectador y era lógico, porque cada vez que la tocó fue para deleite del benemérito.

Siguen surgiendo nuevas figuras y más que van a ascender desde la Previa. Asistimos, sin duda, a ese cambio, a una nueva era del pádel profesional en lo que a jugadores se refiere.

Seguimos por la tierra de La Alhambra. Hasta la próxima y… ¡¡PUNTAKO Amigos!!!

Óscar Solé

Imagen: Facebook de Óscar Solé  

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments