Es uno de los jóvenes jugadores que ha irrumpido con mucha fuerza en el Circuito World Pádel Tour. Con mucho talento y un gran espíritu de sacrificio, el gallego no ha tardado mucho tiempo en demostrar que tiene cualidades más que de sobra para convertirse en uno de los jugadores llamados a pelear por ocupar los primeros puestos del Ranking WPT. Muy ilusionado, se prepara para afrontar el inicio de su aventura junto a Chiqui Cepero.

Padel World Press .- Vinculado desde muy pequeño a los deportes de raqueta, Pablo comenzó jugando al tenis hasta que, a los 19 años, decidió colgar la raqueta. La razón: se sentía agobiado. Unos meses más tarde, y por ‘culpa’ de unos buenos amigos, disputó su primer partido de pádel y la reacción fue inmediata… No pudo evitar sentirse ‘enganchado’ y atraído por este maravilloso deporte.

Lo que en un principio comenzó siendo una afición empezó a ir ocupando cada vez más tiempo hasta el día de hoy, cuando se ha convertido casi en su modo de vida. “Ya lo ocupa prácticamente todo”.

A la hora de recordar sus inicios, sus primeros pasos en el pádel gallego, Pablo nos contó: “Empecé jugando el Circuito Gallego con un amigo, José Ferreño. Él me animó a competir. Los torneos estaban a una hora y media en coche de donde vivía y yo no hubiera jugado de no ser por sus ganas de competir”.

No te pierdas nuestra entrevista con un joven jugador cuya evolución ha sido espectacular y que ya ha demostrado que lo tiene todo para dar mucho de lo que hablar en World Pádel Tour.

¿Qué te hizo dar el paso de querer probar fortuna en el Circuito Profesional?

Al haber llegado a ser número 1 en el Ranking Gallego, ese Circuito se volvió un poco aburrido. En los torneos éramos siempre las mismas parejas. La dupla a batir era Pio Otero-Borja Yribarren pero ellos apenas jugaban torneos en Galicia. Así que me decidí y empecé a salir a jugar algunas pruebas de World Pádel Tour.

¿Cómo fueron tus inicios en el Circuito WPT?

Pues duros, jejeje. Viajar desde Galicia no es nada barato y son viajes muy largos. Recuerdo que el primer año conseguí 3.500€ de patrocinadores y sólo pude jugar 6 torneos. Además, se suma el tema del compañero. Al principio es difícil encontrar alguien que pueda perder un par de días en el trabajo cada 2 semanas. Una vez que empiezas conoces gente que se está sacrificando por lo mismo que tú y eso facilita las cosas.

Apenas llevas unos años jugando al pádel… ¿Te esperabas estar rindiendo tan pronto a este gran nivel?

Por supuesto que no. Tengo una foto de hace 4 o 5 años con Maxi Grabiel. Es de justo cuando yo empezaba, en Madrid, en una especie de curso de monitor. Allí supe quién era Maxi, pues no lo conocía. Recuerdo que en el curso estaba Miguel Sciorilli y yo no tenía ni idea de quién era, jejeje. Bueno, pues a día de hoy puedo encontrarme en frente a Maxi o a cualquier otro de su nivel, o puedo encontrarme a un entrenador como Sciorilli coacheando en contra. Lo que estoy viviendo es algo increíble.

Este 2015 habías completado un muy buen año junto a Chico Gomes… ¿Cuándo y por qué tomáis la decisión de no seguir juntos la próxima temporada?

La decisión la toma él. Cuando el año pasado nos juntamos hablamos de jugar por lo menos 3 años. Él vio algo en mí y sabía que, de hacer la apuesta, era imposible que a corto plazo pudiésemos hacer los resultados a los que él ya está acostumbrado. Terminado el año él no lo tiene claro y decide llamarme y comentármelo… Acordamos que lo mejor es no seguir y así guardar la muy buena relación que tenemos.

Jugador de gran talento y aún más calidad humana, ¿cómo describirías la relación y el tiempo que has compartido junto a Chico?

Impresionante. Chico es un hombre que es capaz de levantarse a las 04:00 de la mañana para llevarte al aeropuerto con una sonrisa en la boca… Luego, cuando es él el que llega al aeropuerto de madrugada, no te dice a qué hora llega para no molestarte en que lo vayas a buscar.

¿Cómo y cuándo surgió la posibilidad de que unieses tu camino al de Chiqui Cepero?

Cuando Chico me dijo que prefería que no siguiésemos jugando juntos empecé a pensar y Cepero me había llamado unos días antes para preguntar. Lo llamé de vuelta y, por suerte, todavía estábamos a tiempo de juntarnos.

De entre todos los jugadores del Circuito, ¿qué te hizo apostar por Chiqui para iniciar este nuevo proyecto deportivo?

Me gusta mucho como juega. Es un jugador que no tiene mucha envergadura y eso quizá me haga tener que cubrir más pista en las bolas altas, pero es muy rápido, buen defensor y muy agresivo cuando ataca. Además, aunque tiene mi edad, lleva muchos años en esto, y ya ganó a parejas muy buenas. Eso a mí me sigue aportando un toque de experiencia.

¿Habéis hablado ya de retos y objetivos para 2016?

Todavía no hemos podido sentarnos tranquilamente con nuestros entrenadores. En enero, que empezaremos la pretemporada, lo decidiremos.
¿Qué es lo que puede aportarle Chiqui a tu juego? ¿Y tú al suyo?

Él me aportará defensa y control mientras que yo pondré en la pareja potencia y definición.

Trabajador, humilde pero con las ideas muy claras, ¿cuáles dirías que son tu mayor virtud y ese defecto que te gustaría pulir como jugador?

Mi mayor virtud creo que es la capacidad de aprendizaje y adaptación. Me encanta fijarme en golpes o jugadas para aprenderlas e incluirlas en mi repertorio. Mi defecto, lo digo un poco bajo para que no se enteren los rivales, jaja, es mi mal genio algunas veces. Los warnings para la gente quedan como una anécdota a veces graciosa, pero nosotros lo notamos en el bolsillo, jajaja.

¿Tienes alguna manía que se pueda contar antes de los partidos?

Creo que no. Es algo que todavía estoy buscando. Todo el mundo tiene que tener su rutina y yo trato de calentar siempre con el mismo patrón y tiempo, pero no tengo nada definido como manía que tenga que hacer sí o sí.

Seguro que tienes muchas pero, ¿qué anécdota guardas con más cariño de todas las que hayas vivido gracias al pádel?

Viví muchos momentos buenos y este año fui muy bueno deportivamente para mí. Si me tuviese que quedar con un momento escogería el WPT Barcelona 2014. Primer torneo en el que consigo llegar a Cuadro Final, con Javier de Paiz. Cuando conseguimos entrar llamé a mi novia, estuve hablando un rato con ella y no podía dejar de llorar. Al día siguiente jugamos contra Juan y Bela, en un día ideal: 20:00 horas, sol, mucha gente en las gradas, y encima no nos metieron 6-0 y 6-0. ¿Qué más se puede pedir?

¿Qué sueños, qué metas te gustaría cumplir en el mundo del pádel?

Creo que como todos los que estamos en el Circuito, el sueño es ser el número 1 del mundo. Soy de los que piensa que no hay que ponerse metas, que muchas veces solo te frenan… Así que prefiero mirar solamente los sueños y fijarlos como objetivos.

¿Qué mensaje te gustaría hacerle llegar a los lectores de Padel World Press?

Espero que os haya gustado. He sido sincero 100% en todo momento. No quiero acabar la entrevista sin antes nombrar a Fabio y a Caviglia, el equipo técnico que nos aguantó este año. Un saludo a todos y… ¡Nos vemos en las pistas!

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments