Manu Martín: El pádel, un juego de errores

Recuperamos la tercera entrega de los artículos que el prestigioso entrenador de Bullpadel ofreció a los lectores de Padel World Press. En esta ocasión, nos dio una serie de pautas para ayudar a los aficionados a minimizar su número de errores dentro de la pista.

Maxi Sánchez, un'tiburón' en acción

Padel World Press .- Tal y como nos contó Manu Martín, el pádel es un deporte con una gran carga táctica. Un jugador que se inicia y adquiere las habilidades defensivas básicas se convierte rápidamente en un adversario correoso. Hay una frase que define muy bien éste concepto: “En pádel no vence el que más gana sino el que menos pierde”. Si contáramos el número de golpes ganadores que se efectúan en un partido, y el número de errores cometidos, la balanza suele desequilibrarse a favor de los errores cometidos.  A la hora de minimizar los fallos hay varias variables que se pueden estudiar. En este artículo vamos a centrarnos en las jugadas.

¿Qué es la Jugada?

La definición genérica de jugada es “acción de intervenir el jugador cuando le toca su turno”. Para el pádel, conviene matizar algunos aspectos:

– La jugada de pádel suelen tener como mínimo dos golpes: dada la dificultad para obtener un punto ganador, han de prepararse cuidadosamente y, como mínimo, se necesitan dos golpes: uno preparatorio y otro que definirá el punto.

– La jugada de pádel se realiza con independencia de qué jugador golpee la pelota: cuando una pareja plantea una jugada, debe tener claro el esquema que se va a llevar a cabo. Si el sacador inicia una jugada y el restador trata de neutralizarla jugando la pelota sobre su compañero, éste, debe conocer la jugada de antemano y continuarla.

– En la jugada intervienen el jugador con pelota, pero también el que no la tiene. Un error muy común en principiantes es adoptar una posición estática cuando la pelota está siendo golpeada por el compañero. El jugador sin pelota tiene parte de responsabilidad en la consecución de la jugada… Y es que en función de su posición en la cancha, los adversarios tendrán que ceñirse a las opciones que su posición les permitan jugar.

Vamos a analizar los elementos que pueden mejorar tu juego:

El punto se compone de una o varias jugadas… Aprende a reconocerlas.

Para explicar este concepto recurriremos a un ejemplo. El jugador al saque realiza un servicio a la T desde el lado del revés y sube a la red. El restador devuelve la pelota sobre la volea de revés del sacador (golpe que suele ser menos agresivo), que conecta una volea de revés sobre la reja. En este momento, el ‘voleador’ está esperando que la pelota genere un mal rebote y el punto termine. En caso de que así sea… ¡Estupendo! Objetivo conseguido.

La segunda opción es que la pelota sea devuelta, bien al jugador que conectó la volea o bien a su compañero, de tal forma que la jugada seguirá, a ser posible, sobre el mismo jugador ya que se encuentra desplazado y los ‘voleadores’ basculados sobre ese lado de juego.

Si el punto cae del lado de los ‘voleadores’, ¡estupendo! objetivo conseguido… Pero puede que esta situación nos lleve a la tercera opción: en algún momento, el punto se iguala, bien por un globo de los jugadores que están en el fondo, por una chiquita, o por una mala volea. Es en este instante cuando la jugada termina y empieza otra.

En jugadores con poca experiencia, la dificultad para reconocer, o  aceptar, que deben comenzar de nuevo otra  jugada les lleva a perder la paciencia y extremar los riesgos para definir el punto. Es en este punto cuando la elección del golpe y sus parámetros (dirección, velocidad, altura, efecto..) se realiza de manera poco apropiada, lo que se traduce en pelota fallada.

El Remordimiento y la Compensación

El término remordimiento en el jugador de pádel lo tomo prestado para referirme al sentimiento de culpa que tiene el jugador que siente que ha tomado una mala decisión. Puede ser por dos motivos:

– Por falta de definición: por ejemplo, cuando ha tenido la opción de terminar con  un punto y no lo ha hecho. Puede suceder que en un momento de la jugada, la pelota queda ‘regalada’ y el miedo a fallarla le haga ser más conservador, restaurando el equilibrio de la jugada. Si este punto se pierde, suele aparecer sentimiento de culpa y como compensación, en la siguiente pelota que vuelve y le queda a tiro, tratará de definir para enmendar su error.

– Por falta de consistencia: el caso contrario ocurre cuando, tras errar un tiro ganador, se juega una pelota que queda entregada de forma conservadora y la jugada se alarga o incluso se acaba de mano de los rivales.

Cuando tengas una oportunidad, aprovéchala

En ocasiones, los técnicos hacemos mucho hincapié en la consistencia con nuestros jugadores. Sin duda, el primer objetivo que debe cumplir un golpe  es botar en el campo contrario. Sin entrar en conflicto con ésta máxima, el siguiente paso es tener claro que si hay una pelota que ‘pueden’ errar, es la que quedó entregada y con opciones de definición. Si no se trata de sacar provecho de una pelota fácil, entonces ¿cómo van a hacerlo con las difíciles?

Plantea una jugada y persevera

Para poder sacar conclusiones sobre los resultados de las jugadas, es importante saber definir el comienzo y el final de cada una y, sobre todo, los motivos por los que esto ocurre. Para ello, no basta con observar una sola jugada y en base a ella tomar una decisión. Por ejemplo, si hemos decidido tratar de jugar sobre un lugar concreto de nuestros rivales porque hemos percibido una posible brecha en su juego, y sin embargo nuestros intentos se ven frustrados, conviene repetirlo un par de veces antes de desistir. Puede que poco a poco vaya perdiendo confianza, o incluso puede que se jugara un tiro y le saliera bien, pero no sea capaz de tener continuidad con su respuesta, y abandonar antes de tiempo no sería una buena opción.

Si tras varios intentos, la jugada queda neutralizada en el mismo punto, es evidente que se debe abordar de otra forma o sustituirla por otra ya que no está dando el resultado esperado.

Mecaniza las jugadas básicas en los entrenamientos

Elige tres  jugadas básicas y practícalas para utilizarlas en el partido. Cuanto más interiorizadas las tengas, menos tiempo necesitarás para elegir el lugar en el que colocarás la pelota. Realiza estas jugadas en el entrenamiento con tu pareja, de tal forma que si los contrarios derivan el juego hacia tu compañero, éste pueda darle continuidad y terminarla.

Poco a poco, añade jugadas a tu repertorio una vez hayas conseguido superar las anteriores.

Espero que estos consejos os ayuden a mejorar vuestro rendimiento o el de vuestros jugadores en pista.

Un saludo y nos vemos en las pistas.

Manu Martín

Imagen: Facebook Bullpadel   

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments