Padel World Press .- Desde Vibor-A nos hablaron de Luna, una niña de cinco años que, con apenas cuatro meses, ya dormía en el carrito mientras que su madre volvía a las pistas de pádel tras el embarazo. En la actualidad, Claudia Montes Yanzón, su mamá, es la encargada de un club de pádel en Las Palmas, lleva el departamento comercial de la firma de la serpiente en las Islas Canarias y juega tres veces por semana… Cómo no podía ser de otra manera, la pequeña Luna ya aprende sus primeros golpes.

Tal y como manifestó Claudia Montes: “Con una buena organización todo es posible. Llevo jugando al pádel más de 20 años y lo voy a seguir haciendo. Lo que peor llevé fue dejar la competición con el nacimiento de mi hija. Cuando Luna tenía año y medio, intenté volver a competir pero vi que era complicado. Al final es cuestión de prioridades y de acomodarte a lo que hay. Competir se puede, pero bien es cierto que bajan algunos rendimientos. Es imprescindible contar con el apoyo de tu pareja”.

Por su parte, Catalina tiene ocho años y desde los tres viaja con su madre, de sede en sede, por el Circuito World Pádel Tour. Verdadero ejemplo para otras muchas mujeres, Sabela Barciela ha logrado compaginar la maternidad, la vida laboral, la práctica del pádel y la competición.

¿Su secreto? El siguiente: “Lo más duro es el día a día y no tener tiempo para ti, pero merece la pena. Llego a casa y la sonrisa de mi hija puede con todo. Ya se da cuenta del esfuerzo que tiene que realizar su madre día a día. Tres días a la semana tengo que dar ocho horas de clase para tener dos tardes libres y disfrutar con ella. Al final, estás transmitiendo unos valores, como el esfuerzo, que son muy importantes para su formación. Cuando arranca la competición se complica un poco todo. Cuando viajo y Catalina no puede venir conmigo tenemos video llamadas de más de una hora. Acabo el torneo y vuelvo pitando, las palizas de coche son importantes, y más si vives en Vigo que está lejos de todo”.

Tanto Claudia como Barciela tienen muy claro que la maternidad se puede compaginar con la perfección con la práctica del pádel aunque sea a costa de “nuestro propio tiempo”. También coincidieron en señalar que sus hijas son muy flexibles y que se adaptan a cualquier circunstancia; llegando a la conclusión que, al final, “es todo cuestión de organización, calcular bien los tiempos y adelante”.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments