Llega una nueva entrega de nuestros Tests de Palas. En esta ocasión, nuestro compañero Hugo R. ha analizado uno de los modelos más carismáticos de una joven firma, que no ha tardado en llamar la atención por la estética y la calidad de sus productos. Si tuviera que definirla en pocas palabras, diría que pocas veces un nombre coincide tan a la perfección con el comportamiento en pista de una pala.

Pádel World Press.-  Buenas otra vez compañeros de pistas… En esta ocasión volvernos a asomarnos al balcón desde este medio para traeros un test de una pala de esas que, por el desconocimiento del gran público sobre la misma, ha vuelto a sorprendernos de una manera muy grata… No es otro que el modelo de la marca Spadda que han llamado, de manera muy acertada, KATANA 1.0.

Para comenzar, tendríamos que señalar que hemos podido disfrutarla totalmente nueva y para realizar las pruebas le hemos incorporado un protector de la misma marca que, además de aportarle más belleza por su color flúor, ha sabido cumplir a la perfección con su función protectora en cuanto a las apuradas al cristal y al muro… Y es que, cómo ya sabéis, nunca hay que dar una bola por perdida

Gracias a la gestión de The Padel Company hemos podido ‘trastearla’ durante varios meses y, en ellos, hemos de decir que no ha sufrido ningún problema cosmético ni de fabricación, por lo que estamos totalmente satisfechos en ese aspecto.

Comenzamos, como acostumbramos, detallando el producto en mano.

Una vez sacamos la pala de su funda no podemos evitar soltar una exclamación de asombro por su belleza estética, la que por descontado le damos un 10.

La pala nos la presentan con un fondo en color ‘carbono visto’ sobre el que destaca el nombre Spadda además de la letra ‘S’, representativa de la marca, en un color amarillo flúor a la que añaden pequeñas tiras rojas y plateadas, que la dan en su conjunto un aspecto sinceramente brutal. Sin duda, se trata de uno de esos modelos que llamarán la atención en las pistas porque no pasará desapercibida. Dudo que haya alguien a quien no cautive a primera vista.

Tiene una forma de diamante (no tan acusado sino tirando más bien al redondeo de la forma) y el mango de tamaño corto.  La pala de test pesaba 365 gramos y a ojos vista adivinamos que, por su forma, será una pala equilibrada y de control. Veremos si nos engaña.

Esta pala, al tacto, nos parece ligera pese a que sea de 365 gramos sin contar overgrip, ni protector, siendo de una ligereza que llama la atención también. Se la nota muy muy ágil y rápida, con un tacto medio. En este caso, cuando decimos medio es efectivamente medio, ni duro ni blando. También sabe guardar el equilibrio en este aspecto, algo que nos invita a pensar que tendrá buena versatilidad. Su balance físicamente esta al medio, es por lo tanto una vez más equilibrada.

Guarda detalles que nos gustan, como el tamaño de la empuñadora corta o la correa de sujeción de tipo pulsera, a la que han bordado ‘Spadda’ en color amarillo flúor. Su grip original es estrecho, algo habitual en casi todas las pala, por lo que os hará falta poner algún overgrip (que en nuestro caso fueron dos).

Apretamos los cordones de la zapatilla y… ¡¡¡ A la pista !!!

Como siempre empezamos el test probando la pelota con golpes de fondo, donde ya notamos que siguiendo todo lo dicho anteriormente, el tacto de la pala es medio… Sentimos la bola bien en cada golpe, por lo que su tacto es muy correcto.

La salida de bola es bastante buena. Con apenas esfuerzo logramos pasar la bola del otro lado. Su punto dulce es muy amplio y aquí tenemos una de sus virtudes: el punto dulce ocupa casi la totalidad de la cara de la pala lo que permite un gran control de la pelota y ayuda a disfrutar de cada golpe de fondo, moviendo la bola de un lado a otro y a la que le entran perfecta todos los tipos de efecto posibles (cortado, liftado). Katana es muy jugona como para aplicarle a la pelota diferentes velocidades.

Dicho lo anterior, estamos ante un modelo que, a nuestro parecer, goza de un gran control pese a lo que su tacto medio nos pueda decir previamente. El sonido de cada golpe es normal y agradable le pegues con lo que le pegues y lo fuerte que le pegues… Es por eso por lo que empezamos a advertir que no tienes que tener un nivel alto para disfrutar con ella y, por lo tanto, podemos darle un punto muy a su favor en ese aspecto.

Una vez disfrutado desde el fondo nos empezamos a arrimar a la zona de ataque y con ello comenzamos a entender por qué la marca le puso este nombre… Las voleas en no pocas ocasiones requieren que tengamos una buena rapidez de reflejos, desplazamiento, de armado… Y todo ello hay que regarlo con gran agilidad. Es ahí donde viene para nosotros su gran punto fuerte.

Es asombroso comprobar con qué agilidad se mueve la pala, su rapidez de movimientos que te permite moverla hacia todos los lados y qué gusto de impacto gracias a su gran filo (punto dulce) lo que, sin duda, nos lleva a imaginar que tenemos en nuestra mano una auténtica espada samurái: una Katana.

Nuestro redactor siempre nos pide un título o adjetivo que defina cada pala que probamos pero, en este caso, no podemos estar más de acuerdo con la marca en que su nombre la define perfectamente… Es una Katana con una finura, rapidez y elegancia bárbara, con la que conseguimos poder emplear una técnica depurada en cada golpeo que redundará en unas voleas rápidas y colocadas… Y es que incluso se trata de una pala que presenta una buena salida de bola y una buena potencia. Si nos viera nuestro profesor ahora… Para mi es la zona donde más destaca esta pala pero no la única.

Al volear con esta pala, nuestros rivales querrán pasarnos por arriba lo antes posible y es donde comprobaremos cómo resuelve la bandeja… Y vuelve a no defraudarnos en absoluto. Una vez más, su agilidad y su amplísimo punto dulce se unen a una potencia que para nada se queda corta. Aquí también sacaremos un gran control de la pelota, a la que podemos sumarle fuerza al golpe para que nos salgan rápidas y colocadas, pudiendo aplicarle el efecto víbora para que sea más letal aún si cabe.

Las bandejas, tanto de ataque como de contención, saldrán con facilidad a nada que sepamos acompañarlas mínimamente. Como ya hemos dicho es una pala de la que pueden disfrutar todas las personas, con independencia de su nivel.

Y cuando un globo se quede a nuestro gusto. ejecutaremos el smash, donde posiblemente no sea excelente pero no podemos cometer el error de decir que se trate de un ‘pero’ en esta pala.

Estamos, para nosotros, ante una pala con buen control y punto dulce como no nos cansamos de repetir… Su tacto medio no sumará pero tampoco le restará fuerza al golpeo mientras que la ayuda de firmeza que aporta el carbono hacen tenga una potencia bastante aceptable que incluso no desagradará a aquellos amantes de las ‘palas pegadoras’.

El golpe seco que podemos imprimirle junto con una técnica correcta y una dosis media de fuerza hará que nuestros remates sean algo más que satisfactorios. Sin duda no es su ‘golpe fetiche’ pero no desentona para nada ya que tiene la potencia, como dijimos en las voleas, suficiente para hacer que no decaigan nuestros martillazos.

Y cómo no, si hablamos de la salida de pared, se trata de otro golpe donde vamos a disfrutar de ella sumando todos los factores a favor que ya hemos dicho con anterioridad. Gran agilidad, punto dulce, tacto medio, firmeza y control  tendrá como resultado un buen abanico de posibilidades de salir sorprendiendo al rival bien sea con dirección, bola corta o profunda o con rapidez, por supuesto pudiendo aplicar los efectos de que disponga nuestra muñeca.

En cuanto a los globos, sin problema con ellos. Pala con buen control y ágil no puede llevarnos al fracaso con este tipo de golpe. Los globos, tanto cómodos como algo forzados, llevaran la dirección y profundidad que sepamos aplicarle. Sentir la bola en el golpeo también nos ayuda a llevar este golpe a buen puerto.

Y para terminar, esta vez nos toca pasar a la defensa, donde tenemos poco más que decir que no hayáis ido concluyendo con los datos que os hemos ofrecido. Los samuráis portaban sus Katanas en los campos de batalla, pero lo que diferenciaba a un samurái del resto de combatientes era que para ellos el ‘HONOR’ era su máxima, dicho lo cual, os podemos asegurar que con esta Katana 1.0 vuestro honor no será herido. Es una pala que para nosotros mejora la técnica, ayudados en parte por el punto más fuerte que tiene, la agilidad. Podréis moveros de un lado a otro con un armado rápido hasta en las peores situaciones, su aceptable potencia y una buena salida de bola no dejaran que os quedéis indefensos, solo tendréis que acompañarla y con un poco de pericia sabréis aprovechar todas sus virtudes.

Como ya hemos dicho, esta vez no podemos catalogar a nuestra pala de test con otro nombre que no sea el suyo: La Spadda ‘Katana’ 1.0

No sabemos si el nombre iba dirigido a la agilidad, finura, rapidez y buen comportamiento que nos ha ofrecido nuestra pala de test pero, en este caso en concreto, es de esas pocas veces que el nombre y el comportamiento de una pala van absolutamente de la mano.

En resumen…

La estética es de 10. Los colores oscuros de base mezclados con colores flúor siempre nos dejan fascinados… Si además le añadimos una sobriedad elegante, estamos ante una de las palas más bonitas del mercado.

Modelo fabricado para sentirte como un samurái. De hecho, dan ganas de blandirla en la red como una autentica Katana. Es una pala de agilidad máxima; da gusto moverla y, por lo tanto, podrá permitirnos ciertos lujos con la técnica y unos golpes finos y perfilados. Su lugar favorito es la red, con la volea y la bandeja, pero no sentiréis angustia en ningún lado de la pista ni ejecutando golpe alguno. El peso no se nota e incluso asusta al principio, luego sólo puedes disfrutar con ella.

No tenemos  ‘lunar’ que ponerle, aunque es cierto que esa agilidad puede penalizar algo en los remates, que no son su golpe favorito. Aún así, tampoco los pegadores podrán ponerles muchas pegas en ese aspecto ya que cumplirá perfectamente su función.

En defensa nos acompañará bastante bien. Una vez más, su agilidad nos ayudará pero es una pala que de potencia y salida de bola va muy parejo, no siendo un 10 en ninguna pero sí bastante aceptable en ambas.

Estamos ante otra grata sorpresa para este equipo y algo que nos refuerza en la idea que os transmitimos en cada test: NO DEJEIS DE PROBAR PALAS ANTES DE DECIDIROS POR UNA. Siempre podemos topar con un modelo que nos ofrezca grandes resultados… Y es que hay una pala para cada uno de nosotros.

Aprovechamos para deciros que nunca nos fijamos en los datos generales y, en este caso en particular, en los porcentajes que dan las marcas a sus palas sobre la potencia y el control, para no crearnos ideas preconcebidas. Por eso, es posible que nuestras sensaciones no coincidan con lo indicado por el fabricante. Esto no quiere decir que no sea cierto lo que dice la marca o lo que plasmamos nosotros, simplemente hablamos de ‘nuestras sensaciones’ y es lo que intentamos transmitiros en estas lineas.

Y hasta aquí, el test de la Spadda KATANA 1.0, una pala ágil, completa, jugona y que nunca sobraría en ningún paletero de pádel que se precie. Un arma silenciosa y precisa como si de un sable japonés se tratara.

Recordar que vuestros comentarios son bien recibidos en la parte inferior de esta página, por twitter, facebook o por correo electrónico a info@padelworldpress.es .

Un saludo y… ¡¡Nos vemos en las pistas!!

Hugo R.

La verdadera ‘Katana’ de Spadda

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments