Se aproxima el fin de semana y, una vez más, los compañeros de PadelGood nos ofrecen un gran reportaje con el que pretenden que todos los aficionados sigan conociendo más de cerca las ‘interioridades’ y los secretos de este maravilloso deporte… No todo depende de la técnica o de las condiciones físicas. El aspecto mental también juega un papel muy relevante.    

Padel World Press .- En esta ocasión, podremos disfrutar con una nueva entrega de los análisis de David Peris. El Psicólogo Deportivo nos hablará sobre el papel tan importante que puede tener la mayor o menor fortaleza mental de un jugador en su búsqueda de los mejores resultados posibles dentro de la pista.

“Un jugador juega un partido y se da cuenta que apenas tocas la bola de saque, la que le corresponde al resto y poco más. Las demás bolas: a su compañero. Los contrarios lo tienen claro: buscan ‘congelar su juego’ para así tener más opciones de victoria. En principio, es al ‘más bueno’ de la pareja al que le provocan que juegue el menor número de pelotas posibles, para ‘enfriarle’ por un lado y evitar que ‘haga daño’ con sus peligrosos golpes, por otro.

El jugador que sufre la nevera puede hacer básicamente dos cosas:

  • Mantener el plan inicial de juego, asumiendo que va a tocar pocas bolas durante el partido.
  • Cambiar de plan, buscando invadir el campo del compañero, quizás arriesgar más los tiros, jugar más en paralelo…

En cualquier caso, estas dos opciones parecen buenas según el planteamiento técnico/táctico (habría que preguntarle al entrenador o a la decisión que toman sus jugadores en relación a cómo jugar)… Ahora bien, ¿cómo reacciona el jugador al elegir la estrategia a seguir atendiendo a estas dos opciones? ¿Hay jugadores que dejan de seguir un plan y son más emocionales que cerebrales? En definitiva, cómo afecta esta situación al funcionamiento mental del jugador y, ¿realmente le perjudica a nivel mental tener que ‘soportar’ una nevera?

El verdadero problema viene cuando el jugador que ‘sufre’ la nevera se desespera, tiene malas sensaciones, se ‘sale del partido’… Es decir, funciona mal psicológicamente (se aleja de lo que llamamos el ‘estado óptimo de funcionamiento’).

Con independencia de la decisión técnico-táctica que se tome, el jugador debe aceptar esta situación y, además, buscar la manera de que su funcionamiento psicológico sea óptimo a pesar de estar mucho tiempo sin ‘tocar bola’, o teniendo que optimizar cada golpe para sacarle el máximo partido.

Para ello, puede hacer cosas como:

  • Elegir la mejor estrategia individual y colectiva tanto para ese partido como para esa situación y aceptarla. Es decir: decide qué vas a hacer en ese partido aceptando lo que eso significa para ti, para la pareja y para el encuentro.
  • Objetivos claros y definidos en función a tu juego: establece, en relación al punto anterior, uno, dos o máximo tres objetivos concretos que dependan de ti (cómo jugar)… Tenlos siempre presente.
  • Plantearse automensajes adecuados, en positivo: es decir, en relación a los objetivos anteriores, prepárate mensajes que ‘miren hacia delante’, en positivo (es decir, que te orienten hacia lo que puedes hacer)… Puedes utilizar alguna frase o alguna palabra que te ayude a mantenerte en un buen estado para competir.
  • Autorregularse para lograr el estado óptimo de funcionamiento. Cada persona manejamos de alguna manera las variables psicológicas que intervienen en el juego. Por ejemplo, si nos activamos más de la cuenta, podemos regular el nivel de activación; si funcionamos mejor atendiendo a ciertos estímulos del juego centrémonos en ellos; manejar las pausas… Existen estrategias para mantenerse en el estado ideal de funcionamiento. Es bueno que las conozcas, que las entrenes y que las utilices para autorregularte (buscando ese estado óptimo de funcionamiento para dar el máximo).

Cada jugador de pádel es único y estar en ese estado óptimo sobre todo en momentos claves requiere de autoconocimiento y estrategias específicas muy individualizadas. En alto rendimiento, trabajamos para que cada jugador se conozca y sepa utilizar estrategias que inciden en su funcionamiento psicológico para rendir a su máximo nivel aún en circunstancias complicadas. Es un trabajo individualizado que da sus frutos cuando el/la jugador/a entiende y trabaja estos aspectos.

En el caso de ‘sufrir la nevera’ el jugador, sea de cualquier nivel, puede también buscar la manera de estar a un alto nivel, a pesar de las condiciones complicadas que se dan cuando apenas toca la bola. Tener claro qué va a hacer, aceptarlo y buscar la manera de dar su máximo (autorregulándose adecuadamente) son aspectos clave que cualquiera puede manejar (eligiendo y ajustado convenientemente las estrategias) para funcionar bien ‘siendo víctima’ de esta situación.

David Peris.

Imagen: Circuito Estrella Damm

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments