Padel World Press .- Horacio Álvarez Clementi es uno de los nombres de referencia en la historia del pádel, que se convirtió en uno de los primeros ídolos de este deporte durante su etapa como jugador y que lleva más de dos décadas impartiendo sus conocimientos como técnico. Tal y como ya anunciamos en su momento, en Padel World Press tendremos el privilegio de contar con una sección en la que todos los meses irá respondiendo a las preguntas de los aficionados.

A continuación os dejamos con la tercera entrega de la Sección ‘El Efecto HAC’.

Pregunta a Horacio Álvarez Clementi

El pádel es un deporte de pareja que requiere una perfecta coordinación en el movimiento de ambos jugadores, entendiendo la ubicación de cada uno para cada jugada. Debe haber una sincronización total en la dupla para que, en función de la jugada que se realice, se cubran bien los espacios, en especial ‘los envíos lógicos del rival’.

Cuando digo lógicos, me refiero a cumplir con la cobertura de ángulo de las jugadas pensando en las probabilidades que tiene el rival de meter dicho golpe, dejando siempre ‘libre’ el hueco para la jugada más difícil del oponente.

Si hablamos de las categorías superiores (3º, 2º, 1º o profesionales), aconsejamos que los jugadores se pongan en manos de un entrenador que interprete el juego individual de cada uno, sus virtudes y sus debilidades para que luego ensamble la pareja.

Como es obvio, se deben entrenar los puntos débiles para obtener un mayor rendimiento ya que los rivales, una vez que los detecten, harán sangre en dichos golpes.

Cuando vemos una pareja equilibrada, observamos como caminan la pista mientras juegan y casi nunca se desordenan, entendiendo qué golpe deben realizar en beneficio del propio equipo.

También deben saber cómo limpiar la jugada, cuándo están descompensados por una buena ejecución del oponente, hacia dónde jugar el envío para recomponer la posición y pasar a una colocación en pista más beneficiosa.

Jugar bien al pádel es un arte… Es un juego muy parecido al ajedrez, donde se dejan pocos espacios libres, pensando en uno o dos ‘movimientos’ posteriores en función de la evolución de la jugada. De no prosperar, se reinicia con un nuevo planteo.

La compenetración debe trabajarse tanto en defensa como en ataque, considerando distintos aspectos y jugadas, sabiendo dónde deben jugar cada envío entendiendo la jugada, la posición de cada uno de los rivales y la de nuestro compañero:

– Jugándole rápido o lento.

– Haciéndolo jugar con o sin rebote de pared.

– Abriendo o cerrando los ángulos.

– Viendo qué tipo de efecto utilizar.

– Ubicando la bola al hueco, al cuerpo del rival o a centro de la pista.

– Jugándole corto, profundo o a la reja.

– Pegándonos a la red o jugando un poco más lejos de la misma.

– Haciendo un escalonado o alineándonos con nuestro compañero.

– Pegando el smash con sus respectivas variantes (trayendo la bola al propio campo, smashando a la reja, smashando para hacer girar al rival, smashando fuerte a los pies, sacándola por 3 o 4, amagando y jugando lento, jugando una víbora o una bandeja de contención) .

Todo esto entendiendo la táctica que conviene realizar:

– Cuándo defender y no subir.

– Cuándo subir, hacia donde y con qué jugada.

– Cuándo subir a bloquear el smash, víbora o bandeja del rival.

– Cómo cubrir la red (a aprox 3 metros de distancia un jugador del otro).

– Cómo defender y a qué distancia debe estar un jugador del otro, en función de la posición del oponente que golpea, de cómo golpea, del tipo de golpe emplea, de dónde impacta la bola, de cómo coloca el cuerpo, de qué grado de dificultad tiene cuando golpea, de qué repertorio de golpes cuenta el que golpea, de qué condición física según el momento del partido cuenta el que golpea, qué capacidad mental cuenta el que golpea (ansioso, paciente), etc.

Para entrenar y coordinar los movimientos de la pareja se pueden realizar diversos entrenamientos:

– Trabajo con cesta para mejorar la técnica de los golpes.

– Trabajo de cambios de ritmos (bolas fuertes, lentas, anguladas, globos rápidos, a la T, al vértice, pinchados (bien altos).

– Ejercicios con peloteos de 2 jugadores contra 1, de 2 contra 2, observando el tiro y el movimiento de la pareja.

– Jugadas de subir a la red y de ceder la red, e iniciar la jugada desde atrás, desde el fondo de pista.

– Jugadas para entender cuando conviene smashar o dejar pasar el globo y salir de pared.

– Ejercicios para presionar o mantener el juego sin tomar riesgo.

– Disputa de puntos condicionados, con objetivos.

– Partidos con ventajas, para competir bajo presión.

En fin, como verán hay muchos puntos y aspectos a mejorar… Pero lo principal que debe saber el entrenador es si realmente los jugadores o la pareja que está bajo su tutela tienen juegos compatibles, si son solidarios, si son capaces de jugar uno para el otro, si entienden de la misma manera el juego que deben hacer en función de cada rival, si sus personalidades pueden empatizar y, para terminar, si se comprometen a realizar un plan de trabajo a medio y largo plazo.

Espero que les haya gustado la nota y que les sirva tanto a los entrenadores como a los jugadores para mejorar su juego.

Horacio Álvarez Clementi

Horacio Álvarez Clementi: ¿Cómo puedo mejorar la compenetración con mi compañero en la pista?

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments