Padel World Press .- Horacio Álvarez Clementi es uno de los nombres de referencia en la historia del pádel, que se convirtió en uno de los primeros ídolos de este deporte durante su etapa como jugador y que lleva más de dos décadas impartiendo sus conocimientos como técnico. A partir de estos momentos, en Padel World Press tendremos el privilegio de contar con una sección en la que todos los meses irá respondiendo a las preguntas de los aficionados.

A continuación os dejamos con la primera entrega de esta enriquecedora sección: ‘El Efecto HAC’.

Pregunta a Horacio Álvarez Clementi:

¿Qué consejos me podrías dar para mejorar el rendimiento del juego en la alta competición? (Ernesto Martínez, Úbeda)

RESPUESTA:

Hay varios puntos a tener en cuenta para obtener un mejor rendimiento en la pista.

El consejo más importante que les puedo dar es el de realizar entrenamientos de calidad y con mucha intensidad, ya que es muy complicado que salgan bien las cosas bien en la competición si se entrena mal.

Una vez conseguida una sólida basé técnica y física, vienen el aspecto táctico y el mental… Muchas veces los jugadores se quejan de algunos errores pensando que son técnicos y, por lo general, se deben a problemas tácticos, de ubicación en la pista o bien de concepto.

A continuación les daré algunos puntos básicos para ser más eficientes con su juego.

1.- El margen de juego

Es muy importante manejar los márgenes de los tiros según el nivel de juego de cada uno, como si hubiese una limitación de una pista imaginaria más pequeña dentro de la real. Puede ser a 1,5 m de la reja y del fondo de pista.

Además de la limitación virtual de la pista, deben considerar el margen adicional de vuelo de la bola (unos 30 cm por encima de la altura de la red). De esta manera tirarán menos bolas afuera y a la red. En caso de realizar una ejecución muy justa, tendrán ese margen a favor y evitarán perder el punto.

Los jugadores de nivel más avanzado jugarán más al límite utilizando las medidas oficiales de la pista (10 x 20 m), con unos 30 o 40 cm de margen.

2.- Evaluar el riesgo de cada jugada

Cada acción implica un riesgo. La habilidad de decidir cuándo arriesgar y cuando cuidar la bola es otro factor que incide en los errores propios o no forzados.

Cuando se encuentren en la red, sus voleas deberán ser seguras y profundas, sin asumir demasiado riesgo, hasta que se presente la oportunidad para definir.

Cuando se encuentren en el fondo, recuerden que están defendiendo…  No intenten ganar el punto desde el fondo hasta que les quede una bola corta y alta del oponente o genere un rebote grande de pared. Ahí sí hay que tratar de ser un poco más ofensivo.

3.- Jugar con el tanteador

No intenten jugadas difíciles en los momentos más comprometidos del encuentro.

Cuando disputen puntos importantes realicen tiros simples, con margen, que impliquen menor riesgo porque en esos momentos se juega con una presión extra.

Cuando se encuentren confiados con sus golpes, jueguen con mayor intensidad y empleen golpes más agresivos.

Manejen el tanteador y sean ‘más o menos ofensivos’ en función del mismo.

4.- La Estrategia

Si están ganando el partido, continúen jugando de la misma manera. No cambien su estrategia; son los rivales los que deberán buscar una variación.

A veces ocurre que, cuando se va ganado con comodidad, el jugador se confía e intenta tiros muy arriesgados y, con esos errores, le da la oportunidad a los contrarios de recuperarse.

Por ello, si pueden, ganen todos los puntos que les sea posible y no intenten acciones imposibles. Pueden llegar a lamentarse.

5.- Las Jugadas ‘Espectaculares’  

Muchas veces se ven intentos de golpes de ‘lujo’ que, en la mayor parte de los casos, son puntos perdidos.

Algunos se contentan con esos golpes de ‘calidad’ sin pensar en el resultado que, al fin y al cabo, es lo que cuenta… A ese tipo de jugadores solemos decirles eso de: “Jugaste como nunca y perdiste como siempre”.

Lo más importante en este deporte es el rendimiento final.

6.- Los errores propios o no forzados

Es muy importante el ‘cómputo’ de cada jugador con respecto a los errores propios y los forzados. Esto, en gran medida, le dará una posición muy clara frente a cada tiro, donde la estadística que llevan los propios jugadores les dictará si deben arriesgar o cuidar el próximo golpe.

Para hablar de números, cada jugador no debería tener más de cinco errores propios por set, ya que si a ellos les sumamos los forzados estarán claramente en desventaja.

Hay parejas que basan su juego en la agresividad y no consideran los errores no forzados, por lo que acaban perdiendo o sufriendo hasta el final.

Si observamos a los mejores jugadores profesionales comprobaremos que son unos verdaderos maestros de la administración del juego. Manejan el resultado y la proporción de golpes de riesgo y deciden con habilidad en qué momentos utilizarlos. La mayor virtud de ellos es saber jugar golpes más defensivos o intermedios cuando están apremiados, consiguiendo pocos errores propios, y ser muy ofensivos cuando se les presenta la oportunidad.

Recuerden que el pádel es un deporte táctico… Por ello, tengan en cuenta que a veces los mínimos detalles les darán en triunfo.

7.- El Aspecto Mental

A todos los temas anteriores les debemos sumar el aspecto mental.

Para conseguir consistencia mental deberán entrenar la concentración, saber focalizar la atención y trabajar el método de visualización en los entrenamientos y en la competencia.

Estos consejos que les doy valen para todos los niveles de juego.

Horacio Álvarez Clementi

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments