Padel World Press .- En el número 34 de la Revista Top Pádel 360 nos ofrecieron un reportaje en el que trataron de dar respuesta a muchas de las preguntas que, a día de hoy, aún se suelen escuchar en la calle. En esta primera entrega, nos centraremos en las formas de palas de pádel y sus principales características.

“Son muchos los jugadores que se acercan al pádel sin conocer todas las cualidades y características de una pala. Y es algo lógico. Al principio, es normal que nos sintamos abrumados por la cantidad de modelos que existen y todas las palas nos pueden llegar a parecer iguales. Sin embargo, es conveniente recordarlo y aclararlo: existen diferentes tipos de palas.

En más de una ocasión te hemos ofrecido algunos consejos para elegir tu ‘arma’ pero, en esta ocasión, queremos hablar de las diferentes formas de palas de pádel. En la actualidad, en el mercado existen tres tipos de palas teniendo en cuenta la forma de su cabeza, cada uno de los cuales potencia una determinada faceta del juego.

– Con forma de diamante

Destacan por tener el equilibrio alto, lo que significa que la mayor parte del peso se distribuye en la cabeza para potenciar la inercia del golpeo. Son palas que ofrecen poca capacidad de maniobra, por lo que están recomendadas para aquellos jugadores con un nivel técnico elevado que lo que desean es aumentar su potencia en el golpeo. Tienen una forma parecida a la de una pirámide invertida y su zona dulce es bastante reducida y está muy centrada en la parte alta de la cabeza de la pala, por lo que será necesario que cuentes con un elevado nivel de control en los golpes, ya que de lo contrario notarás que tu juego se desestabiliza.

Es aconsejable que elijas una pala con un peso inferior al habitual, ya que este tipo de palas reducen considerablemente el control del juego, por lo que es una forma de contrarrestar este inconveniente.

– Con forma de lágrima o gota

Este modelo es el más extendido, sobre todo entre aquellos jugadores que cuentan con un nivel amateur ya que se trata de un tipo de pala que combina a la perfección la potencia con el control. Su peso se encuentra más distribuido, lo que las convierte en armas más manejables. Su punto dulce se encuentra en la zona máxima de recepción de la cara de la pala, lo que beneficia todo tipo de golpes planos como los remates, las voleas y las salidas de pared.

Se trata de un tipo de pala que admite todo tipo de empuñaduras y que permite gestionar tanto la potencia como el control mediante el desplazamiento de los diferentes balances con los que cuenta esta pala.

– Con forma redonda

Se trata de un modelo que potencia la manejabilidad y el control, ya que la mayor parte del peso se encuentra concentrado en la empuñadura. Tus golpes de derecha y revés desde el fondo de la pista se verán beneficiados con ellos, sobre todo si cuentas con un swing largo. La empuñadura americana es la que mejor casa con este modelo. La cabeza de la pala es completamente redonda, como su propio nombre indica, y su zona dulce se encuentra en toda la circunferencia que se forma en la cabeza de la pala, por lo que el control del golpeo es total. Eso sí, se trata de una pala con la que perderás mucha potencia, sobre todo en golpes como los remates, las voleas y las bandejas planas”.

En los próximos días os ofreceremos la segunda parte de este interesante artículo de Juan Villar.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments