Padel World Press .- A diferencia de lo que ocurre en el tenis, lo cierto es que el saque en el pádel es más fácil de realizar, por lo que se termina convirtiendo en uno de esos golpes a lo que, cuando comenzamos a jugar a este deporte, no se les presta mucha atención. Según vamos mejorando y aumentando nuestro nivel empezamos a ser conscientes de su importancia, ya que puede permitirnos que tengamos una situación dominante en el punto.

Y si nos centramos en el reglamento¿Qué dice sobre el saque? Lo cierto es que es un capítulo muy extenso, en el que se establecen y explican las reglas para sacar de la manera correcta, para considerar un servicio fallido y en el que se habla del orden en el que deben realizarse los saques.

Algunos de sus puntos básicos serían:

a) El jugador que lo ejecute tendrá que estar en el momento del inicio del servicio con ambos pies detrás de la línea de saque, entre la prolongación imaginaria de la línea central de saque y la pared lateral (lo que se conoce como Recuadro de Saque). Los pies deberán permanecer en ese espacio hasta que la bola sea golpeada.

b) También deberá botar la pelotaen el suelo para efectuar el saque dentro del recuadro de saque en que se encuentre. Se servirá en diagonal hacia el recuadro de la pista contraria que se encuentra.

c) Existe la obligación de no tocar con los pies la línea de saque, ni la línea imaginariacontinuación de la línea central.

d) A la hora de golpear la pelota en el saque, ésta tendrá que estar a la altura o por debajo de la cintura. A su vez, el jugador deberá tener al menos un pie en contacto con el suelo.

e) La bola deberá pasar por encima de la red hacia el recuadro de recepciónde saque situado en el otro campo, en línea diagonal. El primer bote se producirá en dicho recuadro, que incluye las líneas que lo delimitan.

f) Al sacar, el jugador no podrá andar, correr o saltar… Sí será posible realizar pequeños movimientos con los pies, que no afecten a la posición adoptada inicialmente.

Conocidos los aspectos reglamentarios, pasaremos a algunos de sus aspectos técnicos.

Para comenzar, será muy importante la preparación del golpe. Para ello, el jugador se situará con los pies detrás de la línea de saque y con las piernas ligeramente flexionadas. La mano que sostiene la bola estará a la altura del hombro y la otra (contraria al pie que está adelantado) permanecerá con la pala detrás, preparada y un poco abierta.

Llega el momento de dejar caer la bola y, tras el bote, dejamos que suba hasta la altura que nos interese, sin que llegue a superar el límite establecido. El golpeo se producirá en el momento en el que la pelota se encuentre más alta. A continuación, acabamos el movimiento con el brazo que ha golpeado la bola pasando relajado hacia el hombro contrario.

Sobre la forma de golpear la pelota, hay diferentes tipos de servicio: el más común en los primeros momentos es el saque plano. Sin embargo, a medida que vamos mejorando se pueden intentar otras opciones como un saque cortado, golpeando de arriba abajo, con el que se imprimirá efecto a la bola, hará que el rebote sea menor y, con ello, dificultará el resto.

Al igual que en cualquier juego o deporte, también existen tácticas que nos ayudarán a que podamos ponernos en una situación dominante:

Es muy importante que analicemos el juego del rival, que veamos si es diestro o zurdo, si es más o menos rápido, que comprobemos la potencia de sus golpes… De esa manera podremos localizar con qué tipo de golpes tiene más dificultades.

¿Y dónde hay que sacar? Se suele decir que lo mejor es que la pelota bote cerca del cristal y rebote en él o a los pies del rival, porque se trata de golpes muy difíciles de devolver. Otra opción es buscar la ‘T’, es decir, al medio, para que se tenga que desplazar para restar. Este servicio es muy efectivo si el rival es lento.

Una vez he identificado el saque con el que nuestro oponente se siente más incómodo hay que insistir en él pero variando su ejecución de vez en cuando para que no se acostumbre al mismo y se prepare con antelación para esperar la pelota.

Uno de los objetivos de saque es que nos permita subir a la red para ejecutar allí la primera volea y hacernos con el control del punto. En ese sentido, hay que saber encontrar la velocidad del servicio que nos permita subir  la red sin que el resto del rival nos pille a mitad de camino… Por eso, si nuestro saque va con mucha potencia, es posible que el resto venga igual de fuerte, por lo que no tendremos tiempo de alcanzar la red.

¿Estás listo para ponerte a practicar?

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments