Padel World Press .- Muchas veces, en el pádel nos dejamos llevar por la espectacularidad, belleza o complicación de los gestos técnicos y estéticos y no observamos con detenimiento los golpes más básicos en este deporte. Ese es el caso del globo.

Para comenzar, debemos entender que se trata de uno de los golpeos más característicos del pádel, por encima de la volea, el remate o la bandeja. De hecho, si hay algo que diferencia al deporte de la pala de su hermano mayor, el tenis, es que este gesto se realiza con mucha frecuencia mientras que, con la raqueta, sólo se trata de un recurso ocasional.

Pero… ¿Qué es el globo? Pues habría que decir que se trata de ese gesto técnico que parece increíblemente sencillo y al que apenas se le presta atención. Aún así, sin ninguna duda, el denostado globo es la opción preferida de todos los aquellos jugadores que desean realizar una férrea defensa y, por qué no, también un buen contraataque. Es uno de los recursos más utilizado en el pádel y que, en muchas ocasiones, marca la línea entre la victoria y la derrota.

Para realizar un buen globo se necesita mucho más de lo que a priori se podría pensar… Y es que no es un tipo de golpeo que se realiza de forma exclusiva con la mano. De hecho, un globo correcto será la prolongación exacta de la colocación del jugador y el movimiento óptimo que éste realice con las piernas. Todo ello perfeccionado con ejercicios de repetición que harán que nos salga casi de forma automática.

El jugador deberá colocarse de lado, en posición de golpeo, y acompañar la pelota en todo momento. Para realizar el impacto exacto, deberá flexionar las piernas para situarse a una altura óptima de golpeo y mediante el impulso de estas y el recorrido del brazo hacia arriba, desplazar la bola con altura y profundidad deseadas. Además, siempre será más sencillo lanzar el globo a la diagonal ya que, por una cuestión de física, el espacio es mayor y, con ello, la posibilidad de fallo, menor.

El globo preciso y productivo nunca sale de la muñeca. El amateur o jugador ocasional, e incluso el que se empeña en seguir cometiendo los mismos errores, tiende a pensar que con un gesto de muñeca el globo puede ser más exacto. Se trata de un error que hará que nuestros intentos por superar al rival cuando toma la red muchas veces queden frustrados dejándonos a merced de un golpe definitorio.

Y es que el globo, aunque no lo parezca, es la piedra angular de un buen ataque. Un golpeo profundo y con poco rebote hará que nuestros oponentes deban cedernos la red y, gracias a ello, podremos comenzar a construir la jugada de ataque.

En definitiva, se trata de un gesto técnico muy sencillo para muchos, también el más olvidado, que si asimilamos e incorporamos a nuestro juego hará que tengamos cada vez más alegrías en la pista.

Imagen: Blog Adidas Pádel   

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments