Una noticia ha sacudido con virulencia el mundo del pádel en las últimas horas… Y es que se ha confirmado la suspensión del XIIº Campeonato del Mundo Open por Parejas. En Padel World Press hemos querido contar con la opinión de Javier Casadesús, nombre de referencia en el mundo del pádel por su experiencia, trayectoria y conocimientos. A continuación os dejamos con un artículo en el que comparte su visión sobre una competición muy especial, que tuvo un papel muy importante y que debe seguir teniéndolo.

Padel World Press .- Nos acabamos de llevar una de las mayores desilusiones de los últimos tiempos: la suspensión de un Mundial.

Hubo un tiempo en que el Mundial era la prueba más importante del calendario de nuestro deporte. Un tiempo en que cualquier situación que pudiera enturbiar su organización se soslayaba por la importancia del evento. Todos queríamos participar, incluso sin cobrar un euro, como así sucedía.

Pero el pádel, afortunadamente, se fue profesionalizando. Y con la profesionalización, llevada a niveles de excelencia asimilable a deportes mucho más importantes que el nuestro por World Pádel Tour, el Mundial ha quedado desubicado.

Organizar una prueba bianual, al margen del Circuito Profesional y con un reglamento que entra en contradicción con el reglamento del  pádel profesional es muy complicado. Y la muestra la tenemos en los últimos Mundiales. Si la memoria no me falla, en los últimos años solamente la prueba por parejas celebrada en Barcelona se puede calificar de éxito.

Pero el Mundial por Parejas, como el de Selecciones Nacionales y el de Menores, tiene razón de ser y no debemos desalentarnos. El Mundial tiene que ser referente en la expansión de nuestro deporte en unos momentos clave que definirán nuestro futuro como deporte internacional. En pocos años se definirá si competimos en la liga de los grandes deportes o en la liga de deportes menores y ceñidos a una pequeña zona geográfica.

La anulación del Mundial de Málaga 2015 debe servir de catalizador para que todos los colectivos implicados en su organización y de los que depende su éxito, se sienten en una mesa y acuerden cuál debe de ser el formato y el reglamento que asegure su necesaria continuidad.

Esos colectivos son la Federación Internacional de Pádel (FIP), el organizador del pádel profesional (WPT), los colectivos de jugadores y jugadoras y el organizador del Mundial (que si fuera el propio WPT facilitaría mucho las cosas).

A esos colectivos deberían unirse alguna/s figuras de reconocido prestigio en nuestro deporte, que harían las veces de aceite entre las partes para alcanzar un acuerdo que asegure el futuro de la prueba.

Este es el momento y quizás no haya otro. Un momento en el que todas las partes deben entender que de ellos depende no dejar morir uno de los instrumentos que más nos ha ayudado a llegar hasta aquí y que más nos puede ayudar en un futuro inmediato.

Javier Casadesús

@JavierCasadesus

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments