Primer objetivo cumplido. La jugadora malagueña nos cuenta como fue una intensa doble jornada de competición en la que, junto a Martita Ortega, consiguió su pase a los octavos de final del Campeonato del Mundo por Parejas Nacionales justo antes de asegurar con España su presencia en la final del Mundial por Equipos.

Padel World Press .- Sonó el despertador. Eran las 07:15 y, aunque con mucho sueño, tocó ponerse en pie porque a las 09:00 me tocaba hacer el debut en el Mundial por Parejas junto a Martita. No sé si ya os he contado que ella es mi compi de habitación. En otros capítulos os daré más detalles de nuestra convivencia, jajaja.

A los 08:00 desayunamos todas las integrantes del equipo, antes de subirnos a la furgo y poner rumbo a las pistas, siempre con buena música… Ya en el club, hicimos cada una nuestro calentamiento habitual y nos preparamos para jugar contra nuestras rivales, dos de las representantes de Estados Unidos que, en realidad, son argentinas que viven en Miami. Sin grandes problemas, vencimos el encuentro y, a su término, Martita y yo nos quedamos jugando un cruzado, aprovechando al máximo la pista porque luego era imposible poder entrenar.

Como no podía ser de otra manera, dimos una vuelta para ver el resto de partidos y, tras una ducha en el club, fuimos a ver al fisio que ha puesto a nuestra disposición la Federación Española: el gran Miguel. Además de ser andaluz como yo (cordobés para ser más exactos) es un tipo muy simpático. Nos reímos mucho con él porque tiene esa gracia andaluza que sólo nosotros entendemos, jejeje… ¡¡Pero que nadie piense nada raro!! No fui por ninguna molestia en particular, sólo una simple descarga para ir llevando bien la semana, que puede ser larga y dura.

Después de la habitual reunión de equipo, volvimos al hotel a comer. Tras eso, 30 minutos de descanso y otra vez directas al Pabellón para afrontar la eliminatoria de semifinales del Mundial por Equipos, en la que nos enfrentamos a Portugal. Habría que destacar que el pádel está creciendo mucho en el país vecino y que eso se nota tanto en el número de clubes como de practicantes.

Vencimos todos los encuentros, superamos la ronda por 3-0 y a mí me tocó jugar el primer punto en compañía de Alejandra Salazar… Todas nuestras compañeras estaban en las gradas, animando, cantando y apoyando sin parar.

Una vez cumplido el objetivo de clasificarnos para la final, volvimos al hotel y después de una hora de descanso, corriendo para no faltar a la cena en horario europeo (20:30)… Había sido un día tan intenso que, a las 21:30 estaba muerta de sueño.

Pese a ello, quise ir a ver el partido del Real Madrid en la Liga de Campeones. Las más madridistas, Patty y Martita, se quedaron hasta el final; las culés, las gemes, decidieron irse en el 3-0 porque no nos podían pelear. Jajaja.

El jueves va a ser una jornada muy importante para nosotras y para el pádel español… A las 14:30, en Son Moix, nos jugaremos el título contra Argentina, un rival muy duro en el que tendremos que estar al 200% si queremos que la copa se quede en casa.

¡¡Os esperamos a todos animando sin descanso!! La verdad es que una final es uno de los momentos más divertidos, intensos y bonitos de todo el Mundial, que se vive cada dos años y en el que he tenido la suerte de participar, con ésta, por sexta vez.

A su vez, a las 09:00 jugaré con Martita en el Campeonato por Parejas Nacionales, contra una dupla de Uruguay… Así que ahora toca descansar y espero poder seguir contándoos y llevándoos con este Diario a todos y cada uno de los momentos que estamos viviendo aquí.

Buenas noches y mañana más… ¡¡¡Vamos España!!!

Carolina Navarro
Carolina Navarro y Martita Ortega, en el Mundial por Parejas La selección española femenina en el Mundial 2014

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments