Los compañeros del Blog de Adidas Pádel nos vuelven a ofrecer uno de sus siempre interesantes artículos. En esta ocasión, y centrados en la formación de los aficionados, José Garea nos dará una serie de pautas de vital importancia a la hora de mejorar y adquirir buenos hábitos cuando damos nuestros primeros pasos en este deporte.

Padel World Press .- Cada vez que entramos en una pista nos centramos en nuestro saquevoleabandeja pero… ¿Es posible llegar a tener un buen nivel de juego exento de lesiones si no poseemos un buen estado a nivel motriz? Soy un poco maniático a la hora de procurar que las personas que se inician en el pádel, y que vienen a clase, trabajen aspectos motrices que suelen suscitar muy poca atención pero que, en mi opinión, son claves del aprendizaje en la adquisición de conocimientos.

¿Es posible que aprendamos un gesto técnico con carencias a nivel motriz?  Una persona que desde joven haya disfrutado de multitud de experiencias a nivel motriz tendrá mucha más facilidad para aprender gestos técnicos relacionados con cualquier práctica deportiva que aquellas otras personas que siempre han estado próximas al sedentarismo. La respuesta podría estar en el desarrollo de las habilidades motrices básicas. Un niño que recibe múltiples estímulos motrices desarrollará habilidades que le facilitarán una vida activa cargada de movimientos de calidad.

Hay que introducir elementos básicos en los entrenamientos

Correr, girar, saltar, lanzar, recibir… Son acciones que se repiten una y mil veces durante la disputa de un partido de pádel. Es por ello por lo que el dominio de nuestro cuerpo en su realización será clave para mejorar nuestro rendimiento y reducir el riesgo de lesiones. Hablar de coordinación, equilibrio, percepción de distancias, velocidades y trayectorias es hacerlo de elementos fáciles de introducir en nuestras sesiones de entrenamiento con nuestros alumnos y, además, contribuirán a enriquecer las clases al dotar a los aficionados de un mejor control tanto de su cuerpo como de sus movimientos.

En el pádel debemos percibir lo que va a hacer nuestro contrario con la bola para poder elegir la respuesta que consideremos más adecuada entre nuestro catálogo de opciones de movimiento y golpeo. El siguiente paso en el proceso perceptivo será el de realizar la toma de decisiones y, para terminar, ejecutaremos una acción motriz fluida, eficaz y no lesiva, con la que buscaremos superar a nuestros rivales.

Existen una serie de claves del aprendizaje que pueden aportarnos grandes mejoras:

– Percepción: Aunque puede parecer una tontería hablar de mejorar la percepción de velocidades, trayectorias, alturas, tiempo, lo cierto es que los deportes de raqueta poseen una gran implicación de los aspectos perceptivo-motrices en el juego.

En nuestras clases podemos trabajar con facilidad los aspectos perceptivos. La clave sería trabajar de una manera orientada e intencionada las variaciones de trayectorias, alturas y velocidades de bola combinadas a desplazamientos y situaciones de golpeo.

– Equilibrio: Es imposible dominar un instante en el deporte si no poseemos un óptimo equilibrio, ya sea estático o dinámico. ¿Te imaginas realizar un buen saque si siempre al realizarlo pierdes el control de tu cuerpo? ¿Sería posible realizar una buena bandeja a un globo que nos pasa sin una correcta colocación de los apoyos sobre la base de sustentación más el control de nuestro centro de gravedad? La respuesta es no.

a) El equilibrio estático podemos trabajarlo con ejercicios que generen inestabilidad, modificando las dimensiones de la base de sustentación y altura del centro de gravedad en ausencia de movimiento.

b) El equilibrio dinámico pasa por la realización de gestos en movimiento que aseguren un control de nuestro cuerpo. Cualquier ejercicio de golpeo tras desplazamiento nos asegura un trabajo enriquecedor del mismo.

– Coordinación: Es fundamental en cualquier actividad deportiva. En el pádel deberíamos trabajar la coordinación dinámica general y la viso-motora (ojo-mano).

a) La Coordinación Dinámica General pone de manifiesto el buen funcionamiento existente entre el Sistema Nervioso Central y la Musculatura Esquelética. Ello implica un gran número de grupos musculares en su realización.

b) La Coordinación Óculo Segmentaria es el lazo entre el campo visual y la motricidad fina de cualquier segmento del cuerpo. En nuestro deporte es clave un desarrollo óptimo de la coordinación entre ojo y mano. Una coordinación viso-motora óptima si queremos acertar a la bola cada vez que efectuamos un golpe.

Recomendaciones y consejos para trabajar la coordinación

En la actualidad es muy común ver la aparición de material ligero con el que se puede hacer muy sencillo el trabajo de la coordinación en nuestras sesiones. Eso sí, debemos tener en cuenta algunos consejos a la hora de trabajarla:

– Comenzar por ejercicios sencillos y a velocidades de ejecución bajas.

– Tener en cuenta el nivel de condición física de nuestros alumnos.

– Evitar trabajos de coordinación cuando haya fatiga. Si el Sistema Nervioso está fatigado, nuestra coordinación se verá afectada.

– A mayor edad, menor capacidad de mejora de la coordinación. Nunca es tarde para aprender pero no pidamos mejoras que van unidas a un desarrollo motor equilibrado desde temprana edades.

– Realizar modificaciones en las direcciones, sentidos, altura del centro de gravedad, velocidad de ejecución (controlada)

El pádel es un deporte que no sólo debe centrarse en nuestro brazo ejecutor como base del camino hacia el éxito. Realizar estos aspectos claves del aprendizaje global, que aseguren un desplazamiento fluido, un apoyo equilibrado y una transmisión de fuerzas eficaz y económico, será una de las mejores elecciones como profesionales de la enseñanza.

José Garea 

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments