Después de nuestro viaje, en el que fuimos compartiendo mensaje y tweets con muchos de los otros participantes en este evento, llegamos a las maravillosas instalaciones del Resort  que el Grupo Meliá tiene en la Costa Blanca… Nada más bajarnos del coche, ya tuvimos la certeza de que acababa de comenzar para nosotros un fin de semana muy especial, en el que formaríamos parte de un evento único e inigualable. Lo que no podíamos imaginar era todo lo que nos esperaba a continuación.

Padel World Press .- Por segundo año consecutivo, volvíamos a pisar la Recepción del Hotel Meliá Villaitana. Muchos fueron los buenos recuerdos que nos invadieron en ese preciso instante ya que, en 2013, el equipo del Circuito Land Rover Pádel Tour se puso el listón muy alto con la organización de un Másters espectacular.

Mientras esperábamos para que nos diesen nuestra habitación, nos encontramos con Kiko Alegre. La cara de felicidad del hombre que ha hecho posible esta competición lo decía todo… Su sonrisa, su energía y sus ganas de compartir con nosotros su sueño hicieron que, sólo por verle y oírle, ya hubiese merecido la pena haber venido Alicante. Ilusionado, nos fue contando muchas de las cosas que podríamos vivir durante el fin de semana y nos aseguró que las sorpresas iban a ser continuas y constantes. Quienes ya le conocemos, sabemos que no habla por hablar… Y, aunque nos esperábamos cualquier cosa, una vez más logró superar con creces nuestras expectativas.

Para empezar, la primera de ellas llegó cuando desde Recepción nos dijeron que un botones nos acompañaría hasta nuestra habitación… Y es que no sería una de las que hay dentro del edificio principal. En una de sus alas, en la que está junto al patio de la Piscina Climatizada y el Lounge Bar The Level, nos quedamos con la boca abierta al entrar y ver… Un pasillo, un salón enorme (con sofás, mesas, una televisión de muchísimas pulgadas,…) y una puerta a la izquierda que daba paso a otro pasillo con un baño espectacular, un vestidor impresionante y una habitación de esas en las que casi nos daba miedo tocar algo de lo bonito que era todo.

Sobre la cama, una nota de bienvenida, bombones, una camiseta Star Vie de chica y una camiseta Drop Shot de Juan Martín Díaz… Debo reconocer que sentimos la tentación de quedarnos a vivir para siempre aquí.

Con los jugadores del torneo regresando al Hotel después de los primeros partidos, algunos felices por haberse clasificado para semifinales y otros también contentos porque, pese a la derrota seguirían disfrutando de un fin de semana inolvidable, fuimos saludando a buenos amigos como Belén y Elsa Navarro, a Sandrita (de la que aún esperamos probar esas famosas milanesas de las que tanto nos habla Bela), así como a muchas de las personas que conocimos en la edición anterior y con las que confiábamos volver a coincidir… Amistades de esas que se hacen en un ambiente distendido y de las que, aunque sólo se vean una vez al año, es como si nunca se hubiese perdido el contacto.

¡¡Empezó un fin de semana de miedo!! Y, como primer paso, qué mejor que hacerlo con una fiesta de Halloween a la que todos tuvimos que ir disfrazados. Había algunos personajes tan siniestros como divertidos, una ambientación espectacular y una música tan buena que, casi sin proponérselo, los organizadores de este evento nos transportaron a la Mansión de los Horrores más maravillosa de la historia.

Un ‘vampiro Bela’, un ‘Payaso Asesino’ Juan Martín Díaz, una ‘Brujita’ Reiter o una Carolina Navarro ‘más en los huesos’ que nunca nos hicieron reír antes de que un ‘sangriento y canoso’ Óscar Solé y una hechicera tan rubia como peligrosa, Andrea Ballester, dieran paso a unos pequeños discursos de bienvenida. Representantes de Meliá, Land Rover y el propio Kiko Alegre dieron las gracias a todos los presentes porque son ellos los que un año más, y ya van cuatro, hacen posible que este Circuito sea una realidad.

Un bonito vídeo en el que se resumió como había sido la temporada 2014, los primeros brindis de la noche y unas espectaculares galletas de Halloween preparadas por la esposa de Juan Martín Díaz dieron paso a una noche repleta de diversión en la que, poco a poco, algunos de los participantes se fueron marchando… ¡¡Y es que a primera hora de la mañana tendrían que jugar los respectivos partidos de semifinales y sabían que era necesario reservar fuerzas para tener opciones de llegar a la Gran Final!!

Ya en marcha para vivir esta apasionante jornada de sábado, sólo podemos decir que es un orgullo sentirnos parte de esta gran familia formada por amigos, por personas que viven el pádel con pasión y que hacen de este deporte lo que debería ser: una fiesta social, marcada por el buen ambiente, la amistad, las relaciones personales y en la que, aunque todos quieren ganar, lo más importante es pasarlo bien…

Por el momento… ¡¡Objetivo más que alcanzado!! Y aún nos queda mucho fin de semana del que disfrutar.
Foto de Familia del Masters Land Rover Pádel Tour Bela, en la fiesta de Halloween del Land Rover Pádel Tour

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments