Es muy frecuente que un partido del Circuito World Pádel Tour, o de cualquier competición regional, tenga un set que deba definirse en la ‘muerte súbita’ debido a la igualdad existente entre los cuatro jugadores. Llegados a ese punto, la táctica y, sobre todo, nuestra mentalidad, puede ser muy importante para cerrar la victoria. 

Padel World Press .- Conscientes de la importancia que pueden llegar a tener los tie breaks para lograr un triunfo, desde el Blog de Pádel Nuestro han querido ofrecernos una serie de recomendaciones y consejos para que sepamos cómo afrontar esa fase tan decisiva.

“Una vez que nos encontramos ante una manga que ha llegado a la muerte súbita, lo primero en lo que deberíamos tener claro es que cada punto es muy importante. Todos son clave. Hay que jugarlos como si fuesen el último. Por eso, hay que trabajarlos bien, algo que llegados a esta situación no es fácil ya que lo único que pasa por nuestras cabezas es querer ganarlo como sea.

Durante el tie-break tendremos una presión todavía mayor, lo que puede provocar que en algunos jugadores aparezca un mayor nerviosismo. Hay que saber administrar estos nervios, con el doble objetivo de no arriesgar demasiado y de conseguir que no se nos ‘encoja el brazo’, lo que nos impediría poder desarrollar nuestro juego con naturalidad.

Es evidente que este tipo de situaciones hay que entrenarlas también para tener más experiencia y confianza, así como para saber cómo actuar en estos casos y no permitir que el partido se nos vaya de las manos.

Concentración máxima y paciencia

Como dice Javier Concepción, jugador de Adidas,  empezar ganando el primer punto del tie-break puede ser una ventaja muy importante. Lo primero es aprovechar la ventaja cuando estemos al saque y asegurar poniendo la bola en juego cuando restemos. Además, debemos estar muy concentrados ya que, en ocasiones, en un abrir y cerrar de ojos se terminó el tie break.

Sin duda, una de las cuestiones básicas para ganar una muerte súbita es tener paciencia, cuidar la bola y ejecutar golpeos a media velocidad, buscando nuestros golpes más cómodos pero que también hagan daño al contrario. Si no podemos desarrollar nuestros mejores golpes, por lo menos debemos intentar tirarle al contrario bolas de mayor dificultad y buscar al jugador que sea más defensivo de la pareja y no al más agresivo.

Estudiar al rival

Por supuesto que hasta ahora sólo hemos hablado de lo que deberíamos hacer para tener mejores resultados, pero esto puede cambiar dependiendo de cómo planteen los contrarios su juego… Y este quizás es el punto vital ya que condicionará cómo tenemos que actuar utilizando en la medida de lo posible lo dicho con anterioridad.

En este caso, debemos mantener la máxima concentración posible. Es fundamental que no nos saltemos los momentos de espera entre los saques y que nos tomemos el tiempo necesario para concentrarnos entre punto y punto, a no ser que veamos que el contrario está fuera del partido. Si es así, es mejor desarrollar lo antes posible el juego para que esta situación no cambie a su favor.

Otra cuestión a tener en cuenta es observar cuál de los dos rivales está desarrollando un juego menos inteligente o con menor precisión para, así, jugarle un mayor porcentaje de bolas. Después, cuando el juego lo permita, debemos realizar un golpe un poco más agresivo cambiando al jugador que estaba sin tocar la bola. Lo más probable es que haya perdido el contacto necesario y ejecute un mal golpeo o nos deje una bola franca para ganar nosotros el punto.

El estado de las pelotas de pádel también puede jugar un papel crucial en un tie-break y debemos procurar jugar esta fase del partido con bolas nuevas”.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments