Padel World Press .- No te pierdas este gran artículo, en el que Nito Brea, un entrenador inquieto, analítico y con una gran vocación docente, volvió a compartir con los aficionados sus conceptos, su metodología y sus experiencias.

Con su habitual ironía y sentido del humor, con su espontaneidad pero con su exigencia, el técnico nos vuelve a sorprender con un reportaje muy útil para cualquier jugador, amateur o profesional, que desee mejorar y progresar día a día.

¡¡Qué lo disfrutes!!

“Un error clásico de cualquier jugador de pádel es el considerar que todos los golpes deben lastimar o definir, lo que desemboca en un sinfín de errores no forzados hijos de esta auto-presión por querer ganar en todas las bolas. En esta ocasión, conoceremos a quienes deberían convertirse en nuestros muy buenos amigos: los golpes neutros.

Si quisiéramos hacer una rápida clasificación de golpes, los podríamos dividir de esta manera: Golpes defensivos, de armado del punto, de presión y de definición. A dicha elista me gustaría agregar los golpes neutros, que son aquéllos en los que no conseguirán nada positivo ni negativo para la siguiente bola, por lo que es importante que no presione pero tampoco que deje la bola regalada para el próximo golpeo del rival.

Lo cierto es que hay muchas situaciones en las que no se puede hacer otra cosa que pasar la bola del otro lado ya que se encuentran demasiado incómodos como para querer hacer mucho más.

Un ejemplo muy evidente lo encontramos cuando ejecutan desde el drive una volea muy alta de revés (smash de revés), en donde si ponen la bola en juego sin dejarla regalada ya hacen un buen negocio.

También sería bueno que transformen a neutros aquellos golpes en los cuales poseen limitaciones técnicas como para que no resten. Es común ver jugadores que pretenden conseguir puntos o presionar con golpes que no dominan.

Un concepto importante en este asunto es que no siempre quieran ejecutar golpes con intención de colocarla en un lugar determinado, así como querer proponer algo distinto continuamente ya que perderán muchas pelotas y regalarán puntos.

No se olviden que también cabe la posibilidad de que sea el rival el que se equivoque en la siguiente bola, dándoles la posibilidad de ejecutar un golpe de presión o de definición.

Simplifiquen su juego y permítanse jugar algunas bolas sin objetivos inmediatos tentando al rival a  que sea él quien proponga con el riesgo de errar o, bien, de darles la posibilidad de contragolpear.

Esto a veces les servirá para aquellos días o momentos del partido en donde están sin confianza y en donde a veces correr detrás de lo que propone el rival  los ordena, los va soltando y en muchos casos se encontrarán con la sorpresa de estar arriba en el marcador.

Nito Brea”.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments