Nos estrenamos en la sección analizando el modelo ICE que la marca de la ‘corona’, Black Crown, nos presenta de la mano de Marta Marrero, actual número 3 del Ranking World Pádel Tour e integrante de la pareja número 2 del mundo.

Padel World Press .- Deciros que hemos podido tener la pala ICE a nuestra disposición durante mucho tiempo, por lo que hemos podido entrenarnos, jugar, calentar y pelotear con ella. Como es inevitable pasando tanto tiempo con ella en las manos, ha sufrido las inclemencias del tiempo así como raspones, choques entre palas y demás situaciones que a todos nos ocurren a lo largo de nuestros partidos. Lo único que nosotros no hacemos jamás es golpear las palas contra paredes o contra el suelo de manera intencionada bajo ningún concepto… Eso es algo que no hacemos con nuestra propia pala y, por ello, mucho menos con los modelos que probamos a fondo.

Para empezar, vamos a detallar el producto en mano

Ya de inicio tenemos buenas expectativas con la pala pues nos la presentan en una funda que tiene detalles que nos gustan. Cada vez más, las marcas piensan en nosotros y, en este caso, incluye el típico bolsillo con cremallera para guardar objetos personales. Además, está acolchada para minimizar los impactos que pueda recibir la pala en su transporte y, por si eso no fuese suficiente, cada modelo de la nueva colección de Black Crown trae su propia funda personalizada, que coincide con el color de la corona del modelo elegido…

La corona de ICE es azul pues la funda también es azul, lo que nos animará que la sigamos llevando siempre porque la estética está muy cuidada. Tengo que decir que he echado en falta que la funda sea tipo ‘termo’ para mantener la temperatura de la pala cuando se guarde y exponga a condiciones ambientales altas o bajas pero, por otro lado, es uno de los pocos (y pequeños) ‘peros’ que se le podrían poner al producto.

He querido resaltar estos detalles que a priori parecen insignificantes porque no todas las marcas los ofrecen y desde aquí remarcaremos siempre este tipo de detalles puesto que con el precio que se pagan por algunas palas que menos que su funda este también al menos cuidada. No en todos los casos es así, aunque ya son menos estos últimos.

Una vez abres la cremallera… ¡¡Ahí está!! Una pala con una estética que cautiva al instante. Colores en brillo que mezclan la sobriedad del negro con un azul vivo, en el que se juega con un fondo a modo de carbono visto (uno de los materiales que constituye el núcleo) así como un mango de corto tamaño que a mí, personalmente me gusta. La forma de la pala es de diamante y me resultó muy elegante.

Tiene detalles estéticos muy elaborados como, por ejemplo, la corona en el tapón de la base del mango y en la parte superior del marco.

En cuanto la empuñas notas que el peso está un poco desplazado hacia arriba, nada exagerado y para nada es una pala que podamos llamar ‘cabezona’… De hecho, el balance es prácticamente neutro en cuanto le añades algún overgrip. Se nota muy ágil, algo a lo que ayuda sin duda el tamaño del mango.

En nuestro caso, el modelo de test pesaba 365 gramos y no advertimos que ese pudiese ser su peso al tacto… Nos pareció más ligera y eso es más notable en nuestro caso, porque siempre hemos preferido elegir pesos bajos, 360 como máximo, para nuestras palas. Reitero que la ICE no se nota pesada. El grip es estrecho, hace falta poner unos overgrip que en nuestro caso serán dos y la cuerda de sujeción es de cuerda sencilla, otro pequeño ‘pero’ porque nos gusta más la sujeción de pulsera… ¡¡Pero eso es algo que va en gustos!!

Llegó el momento de entrar a la pista

Empezamos con el peloteo con bolas de fondo, donde ya notamos que el tacto de esta pala es duro aunque no es una dureza exagerada. La catalogaríamos con una dureza media, por lo que se siente la bola perfectamente. Eso sí, si estáis acostumbrados a una pala de las llamadas ‘soft’ notareis más la dureza, pero nada que ver a otras palas del mercado que denominaríamos ‘tablas’ por su dureza, ni mucho menos.

En el calentamiento notamos en seguida que estamos ante un modelo de potencia con gran  salida de bola… La pelota sale rápida sin apenas apretar la bola, confirmando lo que ya intuíamos al tacto: el golpeo al que te invita la pala es a pegarle plana.

En las voleas y las bandejas es cuando vamos a advertir que no está dirigida a jugadores de nivel bajo ya que el control no es su punto fuerte. Sobre todo la volea es uno de los golpes con el que disfrutarás mucho con esta pala porque su agilidad y potencia hacen que quieras darle más y más… Pero cuidado: a cambio te pedirá que realices el golpe decentemente.

Aunque la bola no sale descontrolada debido al plus de potencia, sí requiere un poco de mano para aportarle un control y sutileza a sus características. No es para nada difícil de manejar ya que, como dijimos, al tacto es verdaderamente ágil y con un punto dulce de tamaño medio. Necesitarás unas cuantas bolas para empezar a controlar la salida de bola, pues en estas facetas la pala no regala nada y no te va a ayudar a dirigirla donde tus pensamientos quieren que vaya… Tenemos que mimarla un poco si no quieres que la bola vaya directa al cristal o reja cuando estés con la tensión del partido.

Respecto a la bandeja, en cuanto la coges el feeling puedes asegurar una bandeja profunda… Realizar efectos tipo víbora y similares serán un poco más complicados sino tienes muy trabajado ese golpe. Insistimos en que somos nosotros los que tenemos que darle el control del tempo a la pala y, por eso, la convierte en un modelo dirigido a un nivel medio en adelante.

Llegamos al Smash, que es donde se le saca el verdadero jugo a ICE. No es una pala extra potente ni tampoco que aporte un plus de potencia desorbitado, algo que se  agradece para aquellos que no sepan controlar una pala de esas características… Pero sí que tiene un añadido de potencia ‘per se’, que ayuda a que la bola salga con una dureza y velocidad optima sin tener que sumarle un extra de esfuerzo y fuerza física que, a lo largo de un partido, podríamos echar en falta así como la salud en la extremidad. Sin duda, este golpe es el preferido de la pala. Dicho lo cual y como podéis estar imaginando, pegarle con salida alta de pared es junto a la volea y al smash uno de esos golpes que riman con esta pala, hacen que formen un conjunto perfecto. ¡¡Evitar dirigir la bola al contrario siempre que podáis, jajaja!!

En cuanto a los globos, salen bien profundos y con un poco de mano (como casi con todas las palas) no tendremos problemas para realizarlos de todos los tipos posibles. Un golpe más.

Y me he dejado para el final un aspecto que quizás es lo que MáS me ha sorprendido de ella.

Sin duda, cualquiera podrá observar que el modelo ICE es una pala fabricada, nacida y educada para atacar sin dar tregua al rival. Es una pala de potencia y de ataque que no por ello nos resultará un volcán en erupción imposible de contener… Pero en defensa al fondo de pista es donde me sorprendió por lo inesperado. Gracias al tacto medio duro, al punto dulce de tamaño medio y, sobre todo, a su salida de bola, es una pala que SÍ te regala en cierto tipo de situaciones defensivas…

Nos explicamos, la pala nos asiste EN ALGO: ayuda para sacar esas bolas comprometidas a ras de suelo, a bote pronto o sin dejar botar que tantas veces necesitan de una habilidad del jugador muy alta para que lleguen a sobrepasar la red. Es fantástico como, en esas ocasiones que te ves con serias dificultades, con solo poner la pala y añadir un poco de gesto la pelota sale rápida y pasa al otro lado de la red… Eso sí, cuidado a los bloqueos de bola en la red ya que si bien de fondo ayuda por la salida de la bola, en la red, sólo con dejar la pala pueden salir fácilmente al cristal sin pasar por la casilla de salida.

En resumen…

Estamos ante una pala que nos ha gustado.

La estética es muy buena y podemos catalogarla en el apartado de las elegantes. Muy bonita.

Diseñada, fabricada y concedida para un jugador netamente ATACANTE, en el que la red sea su hábitat natural… Pero nos sorprende con algunas ayudas en defensa.

Los smash, voleas y bandejas, bien ejecutadas en el caso de las últimas, saldrán rápidas, con peso y profundas, resultando un verdadero incordio para nuestro rival.

Si de potencia va muy bien no será porque se lo resta todo en control. No nos va a facilitar las cosas en cuanto a la dirección que queramos imprimir a la bola pero tampoco estamos ante una cañonera ‘indomable’, por lo que en poco tiempo y aun viniendo de una pala de control nos podemos hacer a ella. Si le pedimos bien las cosas, nos responderá con todo su cariño.

En los pocos ‘peros’ que observamos son de grado estético así como detalles banales que forman parte de la búsqueda que todo jugador tiene de ‘la pala perfecta’, esa que cuenta la leyenda que en algún lugar reposa y espera a ser empuñada por cada uno de nosotros… En cuanto a estética, gustos hay muchos y todos tenemos el nuestro.

A la hora de hablar de la durabilidad, para esta pala de test no hemos utilizado protector en el marco y ha tenido sus contactos con cristales, red, suelos y algún choque con otra pala del compañero… He de decir que fuera de esos raspones que obligatoriamente le surgen, la pintura, el marco y los compuestos de la pala han seguido conservando su estructura original. Sin raspones, seguiría estando como nueva.

Nada más, esperamos que os guste, ayuden y, sobretodo, esperamos vuestros comentarios.

Hugo R.

Test de Material: Black Crown Ice

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments