Padel World Press – Quedamos con el protagonista de la entrevista en Fuenlabrada, en un complejo macro deportivo donde la academía M3 de pádel prepara los torneos World Padel Tour outdoor. Nos emplaza a desayunar pues, acaba de entrenar técnica, y después le esperan dos horas de físico. Entendible.

Tostada multicereales y té rojo de por medio, atiende a Padel World Press Alejandro Galán. Ale Galán para el gran público. Uno de los grandes nombres de la temporada y el pádel mundial. Cercano y tímido a la vez. Profesional y humilde en sus respuestas. Centrado. Deportista en toda su concepción.

PWP – Llevas tres títulos este año mejorando ya los dos del pasado. ¿Es el mejor momento de tu carrera?

A.G. – Sí, la verdad es que estoy en constante evolución. Espero que este año haya sido el mejor y no que sea el mejor de mi carrera (se ríe con sinceridad).

PWP – Te ha cambiado la vida muy rápido. En apenas dos años has pasado de jugar a nivel federativo y preprevias a estar en el top-8 del WPT. ¿Cómo se afronta ese salto?

A.G. – El cambio ha sido rápido. Lo vivo con naturalidad porque sé que hace tres años estaba en las preprevias. El trabajo diario que llevo con mis compañeros y el equipo que me rodea hace que tenga muy presente el esfuerzo que conlleva estar donde estoy.

PWP – ¿Cuánta gente compone tu staff?

A.G. – La Academia M3 con Mariano Amat y Jorge Martínez, mi preparador físico, el nutricionista, el apoyo de la psicóloga…, pues unas 8 o 10 personas.

PWP – ¿Has notado un cambio brusco en tu vida personal?

A.G. – Sí, claro. Tus metas evolucionan. Llevo una rutina mucho más estricta.

PWP – ¿Te paran ya por la calle?

A.G. – Alguna vez sí. Creo que no es por mi sino por la evolución que está logrando el pádel y el seguimiento que está teniendo. Ahora mucha gente practica pádel y ya conocen a los jugadores profesionales. Es un trabajo que se está haciendo muy bien.

PWP – ¿Cómo es tu día a día?

A.G. – Tengo una rutina muy marcada. Me despierto algo antes de las 8 de la mañana, entreno hora y media de pádel y otras dos de físico. Esto de lunes a viernes y, si no hay torneo, sábado y domingo también entreno físico. Por las tardes es cuando acudo al fisioterapeuta, la psicóloga o doblo sesión.

PWP – ¿Cuál es el ocio de un jugador profesional de pádel?

A.G. – Soy una persona muy familiar y, cuando digo familia, me refiero tanto a mis amigos como a mi familia de sangre que es de lo que más orgulloso estoy. Suelo ir a jugar a los bolos, voy a ver a mi familia o al cine. De hecho, esta semana he ido tres veces.

PWP – ¿Qué has visto?

A.G. – Chicos buenos, Objetivo Washington y Érase una vez en Hollywood.

PWP – ¿Te gustó la última de Tarantino?

A.G. – Es entretenida, pero me costó coger el hilo.

PWP – Es curioso, dentro de la pista eres enérgico y fuera de ella disfrutas de la tranquilidad…

A.G. – Sí, la verdad que sí. De pequeño era todo energía y me decían que no tenía mecha, que era pólvora directamente (se ríe con sinceridad). Me gusta tener una vida ordenada y tengo muy consciente que vengo de una familia humilde y cuáles son los valores que me han dado.

PWP – Siempre tienes muy presente a tu familia…

A.G. – Siempre. En mi casa ha sido así, mis padres trabajaban, y mucho, para llegar a fin de mes. Nunca tuvieron la posibilidad de poder pagarme entrenamientos cada día como sí podían hacerlo muchos otros niños y lo hacía solo una vez a la semana con suerte.

PWP – Porque tú vienes de una familia de clase media, claro.

A.G. – Sí. Como muchas familias teníamos problemas económicos y hemos luchado mucho por salir adelante gracias al esfuerzo que han hecho nuestros padres. Y hablo tanto de mi hermana como de mi. No podemos olvidar que nuestra familia no se iba de vacaciones, por ejemplo, para que sus hijos pudieran jugar torneos. Esas cosas las tenemos muy, muy presente y nunca podremos devolverles todo lo que nos han dado.

PWP – ¿Crees que eso hace que conectes más con el público? Digo el ser un ejemplo de venir desde abajo hasta llegar a lo más alto.

A.G. – No lo sé. Yo estoy muy agradecido al público que me trata siempre con mucho cariño y me hace sentirme muy arropado. Muchas veces, cuando quizá me salgo de un partido, son ellos los que me hacen retomar mi mejor nivel.

PWP – ¿Cuáles son tus referentes?

A.G. – Mi padre, que ha luchado siempre y ha estado trabajando más de 12 horas diarias para sacarnos adelante, y mi madre por su capacidad de superación y aguante ante la vida e, incluso, la enfermedad por ayudarnos.

PWP – ¿Y en el mundo del deporte?

A.G. – Juan Martín, en el pádel, porque es único, y Federer y Nadal porque simbolizan el talento y la capacidad de trabajo.

PWP – ¿Federer o Nadal? Ya sabes que en este país no te puedes quedar con uno…

A.G. – Es que son diferentes. Una cosa es a quién me gustaría parecerme jugando, que sería Roger, y otra es al deportista en sí como es Nadal que representa la superación. Pasa como con Cristiano y Messi.

PWP – Cómo te definirías.

A.G. – Siempre digo, entre mis amigos, y con perdón, que soy un coñazo. Cuando estoy enchufado soy aguerrido, luchador e intento siempre ir a ganar.

PWP – ¿Cuál es tu mejor golpe y cuál es ese que por más que entrenes no mejora?

A.G. – Donde más cómodo estoy es en la volea y donde más sufro en el globo. Pero voy mejorando la parte de defensa (se ríe).

PWP – Eres muy joven y aún te quedan más de 10 años por delante. ¿Dónde te imaginas el pádel?

A.G. – No lo sé. Supongo que cambiará mucho y que se meterán cosas nuevas que hagan que se mejore como deporte. Solo espero que, pase lo que pase, yo sea el número uno (bromea y ríe a carcajada limpia)

PWP – ¿Es ese tu mayor objetivo?

A.G. – No sé cuándo pasará, pero quiero serlo. Mi mayor objetivo es encontrar mi mejor nivel porque, creo, que con él puedo lograrlo. Aún me queda mucho, muchísimo por mejorar. He ganado varios torneos, sí, pero me falta mucha regularidad.

PWP – El pádel está más exigente que nunca…

A.G. – Si llegan otros jugadores que lo hacen mejor y están por encima, habrá que felicitarlos y ya está. Si consigo mi mejor nivel, estaré más satisfecho. Pero, sí, creo que puedo conseguir ser número uno y voy a ir a por ello.

PWP – Hace dos años fichaste por Adidas Padel. ¿Qué supone ser el jugador más destacado de una marca tan importante?

A.G. – Cuando fiché, fue una liberación. Entrar en Adidas Padel supuso para mi tranquilidad, que es algo que necesito para dar lo mejor de mi.

PWP – ¿Te sientes el jugador franquicia?

A.G. – Para nada. Cuando llegué, lo primero que hicieron fue hacerme sentir parte de su familia. Todos somos iguales y a todos nos dan la misma importancia. Ojalá esté mucho tiempo.

PWP – Centrémonos ya en este año. 2019, Ale Galán empieza proyecto con Juani Mieres. No empieza bien el año y, cuando coge vuelo con la final de Buenos Aires, decides cambiar e irte con Pablo Lima. ¿Cómo pasó?

A.G. – Juani y yo hablamos que íbamos a jugar solo este año. Yo quería empaparme de su experiencia y, aunque los resultados no acompañaban, sabíamos que necesitábamos tiempo. Fue justo antes de Buenos Aires cuanto tomé la decisión y no tenía pensado para nada cambiar.

PWP – Te llama Lima o al revés.

A.G. – Me llama Pablo tras conocer la decisión de Bela. Entiendo que es una oportunidad para empezar un proyecto a largo plazo por la edad de Juani y la de Pablo y decido afrontar un nuevo reto.

PWP – Y empiezas con Pablo y os lleváis los torneos de Valencia y Mijas. ¿Lo esperabais?

A.G. – Hemos superado cualquier objetivo, sí, pero nuestra idea era acoplarnos como pareja. Incluso cuando hemos ganado los dos primeros torneos. Lo importante es conocer, seguir con las mismas ganas y, como dice nuestra lema de ‘Garra y corazón’, luchar cada momento.

PWP – Pero, ¿en algún momento os planteasteis ganar tan pronto?

A.G. – Siempre es un objetivo, claro, pero no era indispensable.

PWP – Y llega Madrid, en septiembre, quizá el torneo más esperado por Ale Galán y caeis en cuartos de final ante Uri Botello y Javi Ruiz.

A.G. – Fue una situación triste, pero ya nada podemos hacer.

PWP – ¿Cómo lo viviste?

A.G. – Tenía muchas esperanzas puestas, no en cuanto a resultado, pero sí por el nivel. Creo que ha sido el único partido en el que no jugamos bien y ellos sí lo hicieron. Me deja triste, pero fueron claros vencedores porque un jugaron un pádel de 10.

PWP – Ahora llega el Cascais Padel Master, segunda prueba de este tramo final del año, y se presenta más abierto que nunca. ¿Cómo afrontáis los próximos retos?

A.G. – Es verdad que el pádel tiene más alternativas que nunca, pero nosotros somos una pareja aún muy nueva. Todas las duplas tienen mucho nivel y tan solo pensamos en trabajar, entrenar y competir para seguir progresando.

PWP – Gracias y mucha suerte.

A.G. – Gracias a vosotros.

 

 

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorLa previa del Cascais Padel Master, a punto de definirse
Artículo siguienteEl II Circuito Drop Shot visitará Málaga para cerrar septiembre
Padel Word Press
Padel World Press es un periódico on-line dedicado al mundo del pádel que, durante 24 horas al día, se encargará de ofrecer la última hora del segundo deporte más practicado en España. Noticias, entrevistas, reportajes, análisis… Todos los aficionados podrán disfrutar del pádel desde un nuevo punto de vista, siempre bajo la seriedad, el rigor periodístico y los conocimientos de un equipo con más de una década de experiencia en el mundo del pádel.