Home Actualidad Wilson Amplifeel: Un auténtico blindaje

Wilson Amplifeel: Un auténtico blindaje

En esta ocasión no traemos un test de una pala… Lo hacemos del material más esencial y al que más tenemos que mimar para la práctica del pádel y ese no es otro que las zapatillas. Analizaremos uno de los grandes modelos presentados por Wilson para la presente temporada.

Padel World Press .- ¿Porque decimos que el calzado es lo más importante? Porque, sencillamente, además de influir en nuestro juego va a tener un papel destacado en nuestra salud física. Las zapatillas son el único elemento que siempre van a estar en juego y, por lo tanto, son el material al que más vamos a exigirle en cada movimiento que realicemos ya sea para golpear una pelota como simplemente para colocarnos en la pista, arrancar con velocidad, mantener el equilibrio, frenar, etc…

Por todo lo anterior, y mucho más, hemos de decir que somos (y deberíais serlo) súper exigentes con este material… Así que además de pedirle una bonita estética (eso siempre agrada) tenemos que exigirle unas condiciones, estado y características que al menos resulten óptimas para el desarrollo de nuestra actividad ‘padelera’ porque no nos jugamos sólo el ser más rápido, saltar más alto o tener un buen estilo sino que, además, nos jugamos los más importante: LA SALUD… Y ese es el aspecto en que más nos vamos a fijar.

Tras hacer una declaración de intenciones y compartir con vosotros algo que llevamos grabado a fuego (nuestras antiguas lesiones ya crónicas lo grabaron a fuego), en este análisis os presentaremos un calzado original y en el que, sin ninguna duda, han querido dar un giro más al aspecto de la salud. La prestigiosa marca WILSON nos ha cedido lo último que han importado del tenis (donde sin duda son referencia indiscutible) y que va a provocar más de un comentario en las pistas de pádel: Las Amplifeel Grises y Verdes 2017, con un aspecto y funcionalidad nunca vista hasta ahora en el pádel.

Comenzamos el análisis del producto en mano

En cuanto nos llegó y abrimos la caja no podíamos dejar de fijarnos en ella. Un producto novedoso en nuestro deporte había caído en nuestras manos y, de primeras, ya nos llamó la atención porque el calzado deportivo a modo de ‘BOTA’ sólo lo habíamos conocido en el Baloncesto y ahora había llegado al pádel… Apuesta arriesgado pero a nosotros nos gusta mucho que las marcas se arriesguen de vez en cuando.

Porque es así, compañeros, empezamos y vamos de lleno a lo que todo el mundo le llamará la atención: las nuevas Wilson Amplifeel son unas zapatillas de pádel al estilo bota, o sea, que llevan un suplemento añadido a la zapatilla en su ‘embocadura’, como una banda elástica muy al estilo de una tobillera en la que, además, se añaden dos cintas elásticas que ajustarán el pie con una sujeción de velcro.

Para aquellos que todavía no la hayáis visto os lo podría definir como un vendaje funcional de los que te hacen los fisioterapeutas para tener más consistencia en las articulaciones, una sujeción aparentemente cómoda. La palabra seria consistente o, dicho de otro modo, os habréis fijado que más de un jugador WPT, e incluso grandísimos jugadores de alto Ranking,  llevan unas sujeciones tobilleras para ganar en estabilidad bien sea por tener lesión, por haber tenido alguna dolencia, por ser su parte débil y, por lo tanto, dardo de muchos sustos, o simplemente porque les da la confianza en su desplazamientos… Pues bien, esta zapatilla ya lo trae incorporado de serie. Es algo novedoso y estábamos deseando probarlo.

En cuanto al resto de la zapatilla, qué podemos decir que no lo diga la propia marca que lleva impresa: WILSON. La ‘W’ es sinónimo de calzado de calidad, de años experiencia y, a simple vista, eso se nota.

El color del test es un tono gris ‘pólvora’ como color base, a los que se unen la inscripción Wilson de la cinta de sujeción en amarillo junto con el modelo ‘Amplifeel’ y un sutil borde de unión de suela y zapatilla, que casi rodea a la misma. El talón y la media suela trasera combina con el color negro. Para nosotros, se trata de una zapatilla muy bonita, sobria, sin estridencias pero en la que el detalle en amarillo le da un aspecto deportivo y muy elegante.

El tejido es duro, con perforaciones tanto en el empeine como en los costados de la zapatilla y una especie de malla en el talón que seguro dará una buena transpiración a nuestros pies. A su vez, se observan a primera vista los refuerzos que tiene este modelo y parecen que sinceramente es una zapatilla muy bien armada.

La suela dura también, tipo espiga y a dos colores (amarillo-negra), le da un toque más sport a su estética. Cuando hablamos de suela dura no hablamos a dureza en cuanto a amortiguación (recordar que es el producto en mano, eso lo veremos en pista)… Nos referimos a que si intentamos doblar con el dedo las ‘espigas’ vemos que nos cuesta mucho. Hay otras zapatillas en el mercado en las que estas espigas son más blandas. Entre otros beneficios, está que cuanto más duras más nos durará la suela pero, por el contrario, tendremos menos agarre que con una suela blanda… Es cuestión de qué se prioriza ya que, por ejemplo, hemos tenido zapatillas que hemos tirado prácticamente nuevas porque nos hemos comido la suela.

En cuanto a su dibujo, destacar que tiene un dibujo distinto en la parte superior exterior que vendrá muy bien para desplazamientos laterales y para arrancadas en pistas con mucha arena.

Nos apretamos los cordones, nuestra sujeción superior y saltamos a pista…

Y por fin saltamos a la cancha con ellas. Nos ponemos las zapatillas y tenemos que reconocer que al principio cuesta un poco… La falta de costumbre y la dificultad de meter el pie a través de tener una boca de entrada más estrecha que una zapatilla normal hace que nos lleve un poco más de tiempo calzarlas.

Una vez atados los cordones y ajustado el velcro superior ya podemos decir que estas zapatillas se ajustan como un auténtico guante, sintiendo en todo momento lo que podíamos imaginar: Una sujeción de toda la articulación del tobillo que hace que nos sintamos muy seguros. Por poner un símil, sería algo así como llevar una armadura.

La zapatilla es de tejido duro, con la sujeción de tobillo armada y de un peso medio, por lo que ya quitamos una duda que teníamos con ella en mano, que era si el sistema ‘Amplifeel’ elevaría o no el peso de la misma de manera excesiva. No podemos decir que sean unas zapatillas ligeras pero tampoco son de las más pesadas del mercado. Tienen un peso normal dentro de un modelo que cuida tanto la seguridad en los movimientos.

En cuanto a la funcionalidad libre del tobillo, es otro cliché que desterramos. Como dijimos en el ejemplo con el producto en mano, es un parecido entre vendaje funcional y tobillera pero no es ninguna de las dos cosas. Notas la sujeción, la aprietas lo que desees pero no llegas a perder el juego libre del tobillo aunque, como es evidente, te sujeta el libre albedrio del tobillo y, por lo tanto, te limita (sujeta) el final del recorrido del mismo.

Empezamos a movernos de un lado a otro y es una gozada la seguridad que te da en los pies y, por ende, en las piernas. Podemos asegurar (porque sufrimos en esa parte) que la Wilson Amplifeel nos ha aportado un plus de estabilidad no sólo al tobillo o pies sino también a la rodilla… E insisto que lo decimos por propia experiencia ya que es nuestra parte más débil.

En cuanto a la suela, agarra sin problemas en varias situaciones de arena que hemos probado pero no es un agarre excesivo, de esos que pueden dejarnos clavados.

Los refuerzos y el tejido duro se notan al instante, por lo que hemos de decir que en situaciones de mucho calor es cierto que, pese a su buena transpiración, hemos dejado nuestro sudor en la banda elástica del tobillo. Sudas más que una más elástica o de tejido blando, pero es algo que no nos sorprende ya que la seguridad y los refuerzos hacen de una zapatilla más tosca y más calurosa. Como decimos, no nos sorprende puesto que cuando elevamos los sistemas de seguridad, refuerzos y durabilidad, bajamos el nivel de flexibilidad y aumentamos, por el tejido, la temperatura dentro de la bota.

Si nos fijamos en la amortiguación, desde luego no podemos quejarnos de ella. Tiene una buena amortiguación, algo con lo que Wilson siempre cuenta. Ello se debe, además de por los sistemas que la zapatilla trae consigo, por la comodidad de su plantilla que también se muestra cómoda y absorbe algo los impactos.

Y es que no lo hemos comentado… Pero una vez que pasamos las dificultades de calzarlas con el sistema de bota, hemos de asegurar que una vez dentro, el pie los sentimos cómodo y bien moldeado por el interior de la zapatilla. La comodidad para el pie es un éxito rotundo.

Seguimos moviéndonos y creo que van a ser unas zapatillas que triunfarán entre aquellos que sufran con sus articulaciones inferiores. Sin duda, no podemos dejar de indicar que hasta el momento es la zapatilla en la que más seguro nos hemos encontrado y más en un deporte en el que los giros, arrancadas, derrapes y desplazamientos laterales son el pan nuestro de cada partido.

En cuanto al juego de la suela, es decir, la torsión de la suela que efectuamos en movimientos de salto y desplazamientos frontales, se comporta de manera óptima, sin alardes pero nada tosca o excesivamente rígida.

En resumen…

Las Wilson Amplifeel son unas zapatillas que impactan nada más verla y en la que la marca ha creado un modelo cómodo pero, sobre todo, seguro, que nos permitirá disfrutar de nuestro deporte con una confianza extra que nos permitirá centrarnos sólo en la pelotita. Se las aconsejamos a aquellos que sufran con sus articulaciones inferiores o para quienes deseen tener un plus de estabilidad y firmeza en sus desplazamientos.

En cuanto al peso, no es ligera pero es que sería imposible serlo con estas características. No obstante, hemos probado zapatillas que son iguales o más pesadas que éstas y que no disponen de los sistemas que traen la Amplifeel.

En cuanto a la durabilidad, os aseguramos que llevamos mucho tiempo probándolas y dándoles caña a más no poder y no han sufrido ni tan siquiera un raspón que no tenga que estar ni una pequeña grieta que arruine nuestro tejido. Auguramos, sin riesgo a equivocarnos, que serán zapatillas para mucho tiempo.

Como ya hemos dicho, nos costará un poco acostumbrarnos a la hora de calzárnosla porque el sistema de bota nos lo pondrá un poco más difícil, si bien la banda del tobillo es flexible y nosotros ya nos hemos acostumbrado a ponerlas del tirón.

En otro orden de cosas están el tema de que en los meses de verano sudaremos un poco más por motivos obvios aunque la transpiración funciona bien. Donde más lo notamos es en la banda tobillera, que quedara húmeda de sudor (se seca rápido). Por otro lado, está el tema de la rigidez del textil exterior de la bota que, al ser duro, nos aportará estabilidad y sujeción pero nos restará soltura y ligereza.

De estética, nosotros le ponemos una buena nota ya que es una zapatilla sobria pero muy sport, con el toque amarillo resaltando en el fondo gris que nos encanta.

Y hasta aquí el Test de las Wilson Amplifeel, un auténtico BLINDAJE para nuestras piernas ya sea en prevención o en reacción (tras una lesión). Por ello, hemos de decir que son las más seguras, sin duda, que hayamos probado.

Recordar que vuestros comentarios son bien recibidos en la parte inferior de esta página, por twitter o por correo electrónico a info@padelworldpress.es .

Gracias por leernos. Esperamos que os guste el análisis.

Hugo R.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments

Extracto del test
Agarre/ Desplazamientos
Seguridad
Peso
Diseño/Acabados
Comodidad