El equipo de Clínicas J. Cuenca nos vuelve a sorprender con uno de sus siempre interesantes artículos. En esta ocasión, tal y como ya adelantó en su paso por el programa ‘Esto es Pádel’, nos ofrecerá una serie de consejos y recomendaciones para que disfrutemos al máximo de nuestro deporte favorito durante este período estival.

Padel World Press .- Si viajamos a zonas costeras, debemos evitar jugar el mismo día que llegamos, para dejar que nuestro cuerpo se aclimate a las nuevas temperaturas y grado de humedad. A su vez, también tendremos que evitar disputar nuestros partidos a las horas más calurosas del día: de 12:00 a 17:00 horas.

Debemos hidratarnos continuamente, incluidos los descansos en pleno encuentro. Si se trata de un choque más intenso, hay que tener en cuenta que tendremos que comenzar la hidratación desde la noche previa.

Por otro lado, no olvidemos alimentarnos correctamente. Es recomendable no hacer comidas copiosas antes del compromiso y sería interesante intentar aportar fruta rica en azúcares un par de horas antes de la competición.

También debemos calentar en verano. Entraremos en calor, sobre todo con movimiento articular, para terminar, una vez finalizado el partido, realizando una serie normal de estiramientos con todos los músculos afectados por la exigencia del juego.

Es muy importante no olvidar la aplicación de crema solar, tal y como lo haríamos en la piscina o en la playa. Se trata de una exposición directa al sol durante aproximadamente una hora y media por encuentro. Existen cremas solares especiales para deportistas que aumentan la sensación de frescor y mantienen su eficacia a pesar de la sudoración.

En días de calor más intenso es preferible que elijas una vestimenta transpirable y de colores claros.

En definitiva, escucha a tu cuerpo. Síntomas como calambres, fatiga severa, vértigos, piel y sudor fríos, nos envían una señal para que paremos de manera inmediata, descansemos y nos hidratemos.

El cuidado del material

Las altas temperaturas que sufren el suelo, las paredes y el cristal de la pista hacen que las pelotas aumenten su velocidad y el bote sea más rápido, obligando a realizar nuestros movimientos con más aceleración.

La pala puede aguantar hasta 50ºC, pero el calor afecta considerablemente a la goma. Es fundamental que no dejemos las palas a pleno sol ni en un lugar sometido a altas temperaturas, como podría ser, por ejemplo, el maletero del coche. Las palas más blandas o de Goma Soft son las que más acusan el calor.

A su vez, sería recomendable renovar el grip con más frecuencia para que el agarre de la pala sea el correcto. Los grip con textura más rugosa aguantarán más partidos.

Otro consejo: Si tus manos sudan más en zona de costa, puedes valorar la opción de utilizar magnesio, geles o resina para minimizar ese sudor. La utilización de muñequeras ayuda a que el sudor que cae por el brazo no llegue a tus manos.

Tendremos que revisar el cordón de nuestra pala antes de comenzar cada encuentro. Todos sabemos la importancia que tiene que no se escape la pala de la muñeca durante el juego.

Aunque estemos jugando en sitios de playa, con amigos, y se trate de un pádel menos exigente, no podemos olvidar que el calzado es fundamental. Juguemos siempre con zapatillas específicas para ese deporte.

Seguir estos consejos hará que disfrutemos más durante todo el verano de nuestro deporte favorito.

Clínicas J. Cuenca

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments