Con una metodología propia en constante desarrollo, con el firme propósito de dar un servicio integral y de cubrir todas las necesidades relacionadas con la gestión, la formación y la docencia dentro del pádel, los integrantes de un equipo que atesora más de 20 años de experiencia se están consolidando como una referencia en el sector por su capacidad para ofrecer soluciones diferentes y de gran calidad.

Padel World Press .- Hoy en día, no hay ninguna duda de que el pádel es un sector en pleno crecimiento. Aunque a menor ritmo, el número de practicantes no para de aumentar, cada vez hay más clubes, más marcas, más tiendas y, como no, más academias de formación. Poco a poco, el mercado está comenzando a madurar y las empresas se van profesionalizando.

Si nos paramos a hacer un análisis de los ‘Factores que afectaban en el Pasado a la Enseñanza del Pádel’, vemos como desde M3 nos presentan un completo análisis sobre las causas que influían en la falta de rendimiento y de profesionalización de las escuelas y, por tanto de los clubes.

Así, afirman que hasta hace pocos años, y en el caso de las Escuelas:

– Había muy poca oferta ante la creciente demanda. Por su parte, los técnicos vivían en una situación de confort, con un empleo seguro debido a la falta de competencia. En cuanto a la formación, la falta de contenidos y de cursos específicos para pádel daba muy pocas opciones de mejora a los monitores y, si a eso se le unía el desconocimiento y la poca exigencia por parte del cliente, no es de extrañar que se generase un marco caracterizado por la falta de una base sólida, la necesidad por salir del paso y la toma de decisiones a corto plazo.

– Con muy pocas fuentes de las que nutrirse, lo más normal era que se produjese un descubrimiento desordenado de la profesión y el inevitable estancamiento profesional. La casi inexistente especialización así como la alta rotación del personal dio lugar a un fenómeno definido por M3 como ‘El Día de la Marmota’. Es decir, cada día se volvía a empezar repitiéndose los problemas una y otra vez.

¿Y en qué redundaba todo esto? En un descontrol sobre la escuela, en la emisión de mensajes no uniformes y en la creación de estructuras muy poco sólidas y fiables.

Por fortuna, de un tiempo a esta parte la situación ha comenzado a cambiar y eso se ha debido, en especial, al crecimiento de la oferta. Con un cliente más maduro, las escuelas necesitan adaptarse a las nuevas situaciones y encontrar fórmulas para atraer a un usuario que cada vez tiene más opciones entre las que elegir. Hacer lo mismo de siempre ya no basta. Se tienen que ofrecer más productos, se hace casi obligatorio encontrar un sello que te identifique y te haga diferente… Como suele decirse: la creatividad al poder.

¿Cuáles son las tendencias actuales? Si nos referimos al ‘Combo Escuela-Productos’, desde M3 aseguran que la prioridad es consolidar las horas punta habituales en cada club, ensanchando éstas en sus zona ‘Semi-Valle’ y ‘Semi-Punta’ en primer lugar y, a continuación, buscando alternativas para generar nuevas horas punta. Para conseguirlo, sería necesario realizar una evaluación del comportamiento de los clientes así como de las necesidades geoposicionales propias que actúan sobre el club… De esa manera se podrían idear nuevas fórmulas que permitan atraer a nuevos clientes.

¿El secreto para lograrlo? Muy sencillo pero muy complicado: Un equipo bien definido, con técnicos preparados y cualificados junto con un personal motivado. La planificación del trabajo es fundamental y, en ese sentido, es imprescindible contar con un organigrama claro y con una filosofía en la que se incluya un plan de carrera con formación continua.

¿Cuál sería la apuesta que deberían realizar las Escuelas? En palabras de los responsables de M3, todo tendría que comenzar por el desarrollo de productos interesantes y efectivos, seguido por una programación de actividades. A su vez, se tendría que elaborar una parrilla de planificación de cada escuela, siempre atendiendo a sus necesidades. La generación de actividades ya no es suficiente y ahora se deben crear productos, cada actividad debe tener un objetivo, una planificación, una periodicidad, una regularidad, un target, etc. En definitiva, el cliente debe sentir que en su club encontrará un grupo de profesionales motivados, que podrán aconsejarle un sinfín de actividades habituales, puntuales y de ocio y deporte suficientes como para no querer buscar otras alternativas.

El mensaje común y el conocimiento total de las distintas áreas del club es ‘VITAL’ para el éxito. Las estructuras clásicas no sirven y los clubes necesitan equipos profundos, transversales y un camino bien definido, sencillo y motivador. Eso quiere decir que la Escuela debería ser el Área de Nexo y Vertebradora, ‘Pegamento’ entre las distintas áreas y el cliente.

¿Cómo tendría que organizarse la Escuela? En primer lugar, habría que establecer criterios de enseñanza por módulos según niveles. Por otro lado es fundamental que todas las sesiones estén organizadas y que se siga una misma metodología y criterios. Gracias a los modernos métodos de control, se puede realizar una completa evaluación y ofrecer un sistema de reporte a los alumnos.

Por su amplio conocimiento, por sus años de experiencia y por la gran preparación de todos los integrantes de su equipo de profesionales, no es de extrañar que el Programa de Formación y Certificación de M3 esté teniendo tan buena acogida allá por donde pasa.

El valor de M3

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments