Home Actualidad El Rincón de Jorge Martínez Jorge Martínez y su visión sobre la evolución del pádel

    Toda una vida dedicada al pádel. Toda una vida aprendiendo y formándose para convertirse en uno de los mejores entrenadores de este deporte… Toda una vida entregada a poner sus conocimientos al servicio de los demás y a inculcar sus enseñanzas con seriedad, constancia y pasión por el trabajo.

    Padel World Press .- Así es Jorge Martínez, el que fuera Director Técnico de la Federación Española de Pádel, Seleccionador Nacional Absoluto de España (2 veces Subcampeón del Mundo por equipos y tres veces Campeón de Europa), Seleccionador Nacional Absoluto de Brasil (con la que fue Subcampeón del Mundo), así como responsable de la formación de técnicos de la Federación Española, el hombre que llevó a Fernando Poggi a ser Campeón del Mundo junto a Cristian Gutiérrez en Barcelona y por cuyas manos han pasado profesionales del nivel de Pablo Lima, Hernán Auguste o Sebastian Nerone entre otros muchos.

    Integrante de la nueva empresa M3 Sports & Coaching, en esta entrevista pudimos volver a comprobar su pasión por este deporte y analizamos el presente y el futuro del mundo del pádel.

    El pádel ha sufrido una importante evolución en los últimos años. Desde tu punto de vista, ¿cuáles serían los cambios más relevantes?

    La evolución es evidente en todos los órdenes pero, desde luego, la principal y por tanto la que marca el resto ha sido la evolución de juego a deporte. En mi primera etapa de relación federativa se llevaron a cabo estos cambios organizando planes de becas, programas de tecnificación y dándole a la formación de técnicos una mayor relevancia. Todo esto, unido a la organización de torneos por parte de la federación y sobre todo por empresas que supieron ver el potencial del deporte y fueron pioneras en la organización de este tipo de eventos y en buscar la publicidad en las camisetas para generar mayores recursos para los jugadores, son los elementos que permitieron hacer realidad este cambio.

    A partir de ahí, la mejora y proliferación de instalaciones, tanto en clubes privados como en instalaciones públicas, hicieron que el deporte aumente de forma espectacular en cuanto a número de practicantes y, consecuencia de esto, las marcas de palas vieron un mercado interesante y los patrocinadores se animaron a ir de la mano del pádel.

    Por último, no podemos olvidar el crecimiento del pádel profesional con un circuito propio en el que las condiciones de los jugadores y de los torneos hacen que el espectáculo crezca y que cada vez sea mayor la asistencia de espectadores a los recintos. Si además tenemos una marca como Estrella Damm, que se identifica con el deporte y apuesta por el pádel en todas sus vertientes, a mi juicio ya disponemos de todos los elementos más significativos que han permitido la evolución de este deporte.


    A nivel táctico y a nivel técnico, ¿cuáles son las novedades más interesantes que has notado en los últimos tiempos?

    Parece que en los últimos años se juega con más intensidad, más rápido y más agresivo.Pero creo que esto es consecuencia de la evolución de las pistas y de los materiales. No tengo ninguna duda de que  la preparación de los jugadores es mayor y esto se refleja más en las parejas que vienen apretando, pues las ya consolidadas estaban muy bien preparadas. Por otro lado, y no menos importante, la bola ha sido fundamental. El cambio de pelota, siempre hablando de pros, ha condicionado la táctica y por tanto la técnica.


    Cada vez parece más importante el trabajo táctico y psicológico. ¿Hay entrenadores dedicados en exclusiva a esa parcela?

    El entrenamiento hay que entenderlo como algo global. No existe táctica sin técnica y el rendimiento sólo puede ser bueno si tengo unas capacidades de comunicación y control de pensamientos adecuados.  Por tanto, aunque se pueda en algún momento determinado hacer más énfasis en alguno de estos aspectos, hay que entenderlo de forma global y el trabajo en equipo entre preparador físico, psicólogo y entrenador es fundamental.


    Los jugadores ya se conocen mucho porque han tenido que enfrentarse en numerosas ocasiones… ¿Aún es posible sorprender a esos rivales tan habituales?

    Yo creo que no. Depende mucho de las condiciones de la cancha, del estado de forma, del momento de confianza así como del acierto en los puntos claves. La clave está en saber leer el partido y tener la capacidad de adaptarse a las circunstancias de la competición.


    El pádel es un deporte cada vez más exigente. ¿Cómo os preparáis los entrenadores para estar al día y adaptaros a las nuevas necesidades?

    Pues sí que es exigente y cada vez más. Los entrenadores debemos estar aprendiendo constantemente de otros entrenadores y preparadores, estar abiertos a otras propuestas y escuchar mucho a los jugadores. Hay que estar pendientes de qué se hace en otros deportes y ser capaz de adaptarlo al nuestro si es posible.


    Tienes a tus órdenes a muchos de los mejores jugadores del mundo… ¿Cómo sueles preparar con ellos los partidos más importantes?

    Pues el tema es que todos los partidos son importantes. Es que desde el primer partido hay que estar muy alerta. Pero intentamos saber en primer lugar qué es lo que hacemos bien y cómo podemos colocar nuestras jugadas; después hay que saber cómo juegan nuestros rivales para ver si podemos contrarrestar su potencial. A partir de aquí, no se puede dejar nada al azar, al menos, nada que dependa de nosotros. Con ello me refiero a cosas como el descanso, las comidas, el material, el calentamiento… Entonces podemos competir con la tranquilidad de que hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos para ganar.


    Al ser un deporte de pareja, el desgaste emocional puede ser un factor muy importante. ¿Cómo se gestionan las relaciones personales para que no influyan en el rendimiento?

    Aquí cada uno es diferente y la experiencia me ha demostrado que no hay un patrón concreto. La principal habilidad del entrenador en este sentido es la de gestionar estas emociones para mejorar el rendimiento deportivo de sus jugadores.


    ¿Crees que la lucha o el choque de egos puede hacer que una buena pareja no obtenga los resultados esperados?

    Claro que puede pasar y de hecho pasa… Pero como te decía antes hay que tener la habilidad para conseguir que el equipo funcione. Hay que hacerles ver que lo más importante es el éxito de la pareja y que cada uno acepte su rol.


    Ya con la pretemporada en marcha, y una vez dejada atrás las vacaciones navideñas, ¿cuesta mucho que los jugadores vuelvan a ponerse las pilas?

    Pues te diría que no… Y lo diría porque el nivel de motivación es alto, la ilusión por alcanzar nuevos retos y el saber que este es el camino que debes recorrer hacen que el trabajo más pesado de pretemporada se haga más liviano. Además, en nuestro caso, en M3 tenemos un grupo de jugadores fantástico que se motivan los unos a los otros. Contamos con una interesante mezcla de juventud y veteranía, lo que hace que los entrenamientos sean muy dinámicos y amenos. En mi caso, creo que es el año que más feliz estoy entrenando y eso es por el grupo humano que tengo alrededor, en el que incluyo a jugadores y técnicos.


    ¿Cuántos jugadores del Circuito Profesional se entrenan a tus órdenes en estos momentos?

    Pues, en la actualidad, en M3 se entrenan en este momento Fernando Poggi, Alex Ruiz, Jordi Muñoz, Aday Santana, Uri Botello, Javier Concepción, Jaime Bergareche, Javier Redondo (Tutti), Guille Casal, David García Campos, Juan Lebron así como las gemelas Mapi y Majo Sánchez Alayeto.

    Todos ellos están entrenados por nuestro equipo técnico formado por Mariano Amat, Iñaki Alaba y las colaboraciones de David Morales y Miguel Matía. Además, tenemos a Carlos Rivera y Álvaro Rosa como preparadores a nivel físico y contamos con el apoyo de Óscar Lorenzo como psicólogo


    De todas las futuras promesas que viene empujando con fuerza, ¿a cuáles ves con más opciones de consolidarse en la elite?

    Bueno hay muchos y muy buenos. Si me permites, yo me voy a decantar por los que más conozco y son todos y cada uno de los que se están entrenado con nosotros.


    ¿Qué mensaje te gustaría hacerle llegar a los lectores de El Pelotazo?

    Pues que el pádel es un gran deporte. Es muy rico tanto a nivel técnico como táctico y, a su vez, cuenta con un gran componente social y eso lo hace excelente para la salud. Soy de los que piensa que todo lo que sea compartir y buscar objetivos comunes en un entorno saludable nos hace mejores personas. Así que ¡¡practiquen pádel y diviértanse que, al final, es de lo que se trata!!

    * Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

    Comments

    comments