Home Actualidad El futuro de los clubes de pádel

El futuro de los clubes de pádel

Hubo un tiempo en el que el número de clubes de pádel y de pistas construidas era tan reducido que los jugadores tenían poca elección a la hora de decidir dónde jugar. Es cierto que el número de practicantes era mucho menor pero, al ser tan reducido el número de pistas, esos pocos practicantes se conformaban con lo que había. No te pierdas este interesante artículo ofrecido en el número 28 de la Revista Digital Top Pádel 360.

Padel World Press .- Por aquel entonces era habitual jugar en pistas con dimensiones no reglamentarias, con cantos o picos de grandes dimensiones y, además, no siendo los 4 picos de igual tamaño… O tener que jugar en tenisquick o cemento a pesar del desgaste que producía en las articulaciones. Pero no importaba, o en todo caso, aunque importase, no solía haber demasiadas alternativas.

Durante muchos años se mantuvo esa dinámica de ser el jugador el que tenía que acostumbrarse a la poca oferta existente hasta que todo empezó cambiar hace unos pocos años, con el inicio del despegue del pádel en España. Poco a poco se inició la competencia entre clubes, de una manera muy tímida al principio. La oferta de pistas creció mucho pero más aún el número de jugadores. Así pues, la competencia quedó reducida en esa fase al número de pistas ofertadas. El problema para el jugador era encontrar pista, fuera como fuera la instalación y al precio que fuera.

El número de instalaciones dedicadas al pádel, bien sean de manera exclusiva o como una sección más en clubes preexistentes, ha seguido creciendo a la par que el número de practicantes… Pero en muchas partes del territorio estamos entrando en una tercera fase: la saturación del número de clubes y de pistas está empezando a producirse y se acentuará con toda seguridad en los próximos años. Los aficionados ahora pueden elegir puesto que encontrar pista ya no es misión imposible.

¿Qué hacen los clubes ahora?

La mayoría de ellos empiezan a entender que se está abriendo una nueva etapa aunque pocos la notan todavía de manera significativa. Los pioneros, sin embargo, creo que están actuando básicamente como deben hacerlo: mejorando el servicio y reduciendo precios. La mejora del servicio pasa por un mejor trato al cliente, unas mejores instalaciones (mejores pistas, más distancia entre ellas, césped más nuevos y cuidados, mejor iluminación, mejora en los vestuarios, nuevas instalaciones que completen la oferta…). Pero también mejora en la escuela, contratando mejores profesionales y/o mejorando la competencia de los actuales. O la fidelización del cliente con productos como las competiciones por equipos defendiendo al club, encuentros amistosos contra clubes u organización de torneos de prestigio que den notoriedad al club (normalmente federados).

Nada nuevo bajo el sol, simplemente este mercado, al igual que el resto de empresas dedicadas al pádel, poco a poco se irá normalizando y la gente elegirá a los mejores, a aquellos que ofrezcan más por menos.

¿Hay burbuja inmobiliaria en el pádel?

Una de las características principales en una burbuja económica es el aumento de los precios del bien que se consume y, en el caso del pádel (más concretamente en el precio de los alquileres), si ha habido aumento éste no ha sido significativo. Es verdad que jugar en un indoor, muy de moda en estos tiempos, es más caro que jugar en el Municipal de toda la vida… Pero el valor añadido es obvio y, por lo tanto, el aumento de precio está justificado. No obstante, sí que hay ciertos indicadores que deberían encender las luces de alarma.

Los factores que generan una burbuja económica, o especulativa como a algunos les gusta llamarlas y puede que, incluso, sea más acertado en nuestro caso, son inciertos aunque la experiencia nos dice que, como mínimo, debe estar presente: una fuerte demanda, una legislación favorable y la inyección de dinero al sector. En el caso del pádel, el aumento de la demanda es evidente, incluso en fechas recientes apareció un artículo en el que se aseguraba que se trata del segundo deporte más practicado en España. También es cierto que las normativas de uso de suelo de los municipios se están adaptando para que las naves vacías que copan sus polígonos industriales sean susceptibles de convertirse en un nuevo club de pádel indoor. Por último, y debido en especial a la mala situación económica en España, el pádel se ha convertido en un ‘valor refugio’ para muchos inversores. En estos momentos, instalar un club indoor de 4 o 6 pistas en una población de 2.000 habitantes dónde ya existen otras 10 pistas de pádel cubiertas parece una muy buena idea; puede ser….

Ahora bien, que ‘todo’ el mundo juegue al pádel, que el Ayuntamiento de turno nos facilite (sé que habrá gente a la que se le removerán las entrañas cuando lean que los Ayuntamientos facilitan la concesión de licencias pero sí es cierto que ahora están mucho más concienciados a hacer una modificación puntual del Plan de Urbanismo que hace dos años) la concesión de la licencia y que dispongamos de los cientos de miles de euros que vale, no que cuesta, hacer un indoor, ¿justifica la proliferación de clubes de pádel que estamos viviendo en algunas zonas de España?

Muchos, hasta me atrevería a decir que la mayoría, de los clubes (principalmente indoor) que están inaugurando instalaciones están enfocados al alquiler de pistas y cuentan con un formato muy similar: las pistas de cristal, una recepción, cafetería, vestuarios y una pequeña zona destinada a ‘gimnasio’. Estos clubes, si no han dado la importancia que se merece a la Escuela de Pádel y no han potenciado el área social, sólo pueden recurrir a competir con los precios del alquiler…

Pero, ¿se pueden permitir bajar los precios? ¿Es aconsejable? En la zona de los alrededores de Madrid, se está pagando de alquiler entre 800 y 1.200 € por pista instalada. Un club medio de unas 6 pistas está pagando al mes, sólo de alquiler de la nave, unos 6.000 € y el precio de la hora de alquiler está entorno los 16 € en hora de máxima afluencia (los precios varían de los 14 a los 18 €). Con estos datos, se necesita alquilar un mínimo de 63 horas al mes cada una de las pistas. Es decir, unas 2 horas al día de alquiler de ‘Todas’ las pistas del club para cubrir el coste del arrendamiento de la nave. Si a los gastos del alquiler, le añadimos el personal, el mantenimiento, la amortización de la inversión y los gastos fijos… ¿Cuántas horas debemos tener alquiladas las pistas sólo para cubrir gastos?

Veo muy difícil que la demanda de pistas de pádel sea suficiente para que todos los clubes que se están inaugurando sean rentables y que, ante este panorama, muchos de los clubes que no ofrezcan un servicio de calidad, con especial esmero en la escuela y en la parte ‘social’ van a tener que reinventarse o cerrar.

Juan Villar.

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments