Home Actualidad Alimentación saludable en Navidad: ¿Utopía o realidad?

Alimentación saludable en Navidad: ¿Utopía o realidad?

No te pierdas la décima entrega de los artículos de Julián Álvarez. Especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte, Nutricionista y miembro del Consejo Asesor en Nutrición de Herbalife Internacional, en esta ocasión nos dará una serie de consejos para que nos cuidemos al máximo en esta época de ‘excesos’.

Padel World Press .- Entramos de lleno en la Navidad y por tanto, en medio de unos días cargados de fiestas en torno a la mesa: cenas familiares, comidas de empresa, con amigos, etc. Los deportistas no somos ajenos a estas celebraciones y aunque nos intentamos cuidar en todo momento y estación, siempre se ‘descontrola’ un poco más de lo habitual en esta fechas. Además, queridos padelistas y aficionados, ¿acaso no nos lo merecemos tras el duro año de torneos, partidos y campeonatos? Bien, hoy abordaremos el difícil pero apasionante equilibrio entre alimentación saludable y turrón…

Primer consejo: No vayas a fiestas, no te tomes una copa de vino o cava, no cenes en Nochebuena…

¡No! Aunque seamos deportistas, de élite o aficionados, no tenemos que ‘renunciar’ a las fiestas ni a las celebraciones… Pero aunque en alguna ocasión no podamos escapar a tanta tentación, deberíamos intentar controlar la situación, limitar los excesos y pensar en alguna que otra estrategia o ‘truco’ que nos permita mantener una alimentación equilibrada y saludable y no nos haga acabar las fiestas con un lastre sobre nuestro peso y, lo que es incluso peor, sobre nuestro bienestar.

Debemos intentar ser comedidos en nuestras ingestas pero, si ocasionalmente estas pueden dispararse, debemos intentar compensar. Si sabemos que vamos a hacer una cena que puede ser copiosa, será mejor que el desayuno o la comida de ese día y/o los del siguiente sean más restringidos en calorías sin dejar de ser adecuados. Una opción pueden ser los batidos sustitutivos de comida, suplementos que nos proporcionan una comida saludable, nutricionalmente correcta y completa pero contenida en calorías. Además, si contiene fibra y el aporte proteico es adecuado, también nos ayudará a llegar mejor a la siguiente comida, y, por lo tanto, podremos controlar mejor los excesos.

Lo que no debemos hacer es intentar compensar una de estas cenas mediante el ayuno ya que esta forma de ‘compensar’ puede ser contraproducente. En primer lugar, porque va a provocar un catabolismo muscular y, en segundo, porque va a incrementar nuestro apetito y provocar que la cena sea aún más copiosa. De hecho, debemos intentar evitar largos ayunos (en general de más de tres horas) para no provocar esa reacción catabólica ante la ‘crisis’. Para este fin buscaremos ingestas más reducidas en calorías que una comida pero que, aunque no sean tan completas como las comidas, también nos aporten un buen valor nutritivo como podría ser una fruta. También es importante el aporte de proteínas en estos ‘snacks’, como el que podemos conseguir con las barritas de proteínas u otras opciones como la soja tostada.

Otros ‘trucos’ para contener los excesos de los banquetes son beber mucha agua (en especial antes de esos banquetes), tratar de comer siempre sentado y sirviéndose en un plato (nos ayuda a controlar mejor las cantidades), comer despacio y nunca llenarnos, pensando que puede salir un nuevo plato que nos va a gustar más.

Segundo consejo: Productos de calidad, cocinar de forma saludable

Dado que en estas fechas los mostradores de nuestras tiendas habituales se colman de exquisitas variedades de verduras, pescados y frutas que no siempre están disponibles durante el resto del año, ¿por qué no optar por ellas? Y siempre además, manteniendo la sensatez. Nuestro cuerpo no necesita ingerir tanta comida, por lo que seamos coherentes y tomemos raciones normales, optando por formas de cocinar más saludables como preparados al horno, plancha o asados (por delante de los fritos) y cocciones al vapor o lentas, en las que aprovecharemos el jugo de las mismas para no perder nutrientes. No debemos olvidar la fruta, que, además de como snack, la podemos incluir como postre o bien en brochetas o ensaladas.

Tercer consejo. Ejercicio, siempre

La práctica de ejercicio debe ser una constante en nuestro día a día. Tanto una alimentación saludable y equilibrada como la práctica regular de ejercicio tienen innumerables efectos positivos en el funcionamiento de nuestro organismo, pero siempre que se realicen de forma cotidiana, como un hábito saludable (al igual que, por ejemplo, lavarnos los dientes o una correcta higiene personal). Reducir la grasa abdominal, proteger frente a la Diabetes Tipo II o aumentar el metabolismo basal son algunos de esos beneficios que conseguiremos con la práctica de ejercicio regular. Además, el mayor tiempo libre de estas fiestas nos permitirá ‘recuperar’ alguno de esos partidos que ‘tenemos pendiente’. Disfrutemos también del pádel estas Navidades.

Y es que todos los esfuerzos son pocos para evitar que unas fiestas tan entrañables acaben siendo perjudiciales para nuestra salud e incluso se puedan convertir en ‘una tragedia’. Sin duda, la excesiva ingesta de grasas, de alcohol o de calorías no es nada deseable… Nadie quiere disparar su colesterol, su tensión arterial, descompensar su diabetes ni mucho menos tener un infarto. Seamos pues consecuentes y empecemos aplicando el amor de la Navidad a nosotros mismos y a nuestras familias.

Así que… ¿Qué mejor manera de celebrar la Navidad que con un buen pescado al horno? ¿Qué mejor manera de despedir el año que cenando de una forma equilibrada después de haber corrido, por ejemplo, una San Silvestre?

A por todas, queridos padelistas… Ya estamos deseando veros en los nuevos y apasionantes retos que 2017 os depara.

Julián Álvarez

* Puedes seguir toda la actualidad del mundo del pádel en nuestros perfiles de Facebook y Twitter así como suscribirte a nuestra Newsletter diaria de noticias.

Comments

comments